Soria

La Junta inicia la restauración de la zona termal de la villa romana de Las Cuevas de Soria

Se pretende reconstruir elementos, para contextualizar y dar sentido a la visión de conjunto

ISABEL G. VILLARROELSoria

La Junta está restaurando la villa romana ‘La Dehesa’, en Las Cuevas de Soria, con cargo a los Fondos FEDER, la zona termal de este yacimiento. Las obras han sido contratadas, desde el Servicio Territorial de Cultura, a la empresa ‘In Situ’ por un importe total de 44.830 euros. El objetivo de los trabajos es la restauración de la citada zona de acuerdo con los planteamientos del Plan Director de conservación de la villa, ya que su estado de conservación es deficiente en líneas generales, situación que dificulta la visión de conjunto que se pueda asociar con un recinto termal.

El elemento conservado más destacado es una bañera de pequeñas dimensiones, recubierta de manto teselar y mortero hidráulico en sus cuatro paredes y base. Posee una pieza cerámica que cumple la función de desagüe, canalizado hacia el muro de contención de ese espacio. En la cara exterior del muro también se conserva el desagüe con canalización cerámica (fracturado). La bañera se encontraba colmatada con áridos como método preventivo de conservación. Las estancias contiguas a esta bañera contaban con hipocausto (sistema de calefacción del suelo), que se conserva, y tan solo queda algún ladrillo cuadrangular de ‘pilae’ (columnas de ladrillo) y alguna impronta sobre la torta de barro del suelo.

Esta zona conserva los muros perimetrales que cobijaron un pequeño espacio pavimentado con mosaico, arrancado y actualmente conservado en el MAN (Museo Arqueológico Nacional). Completa el conjunto otro grupo de muros de cimentación con espacios absidiados, pero se desconoce su finalidad dentro del recinto de la villa. Muchas de estas estructuras murarias presentan un acentuado deterioro de sus morteros y argamasas, lo que requiere una intervención de reposición allí donde sea necesario para evitar futuros desprendimientos de piedras o debilitamiento del conjunto murario. Esta es la zona más baja de la villa, y su proximidad al nivel freático produce importantes humedades.

Los restos de las termas de la villa fueron identificados por D. Blas Taracena entre 1928 y 1929, y posteriormente Maria Mariné los excavó en septiembre de 1982.

 

Fotos

Vídeos