Hallan el cuerpo sin vida del hombre que desapareció hace dos meses de la residencia de Valdeavellano de Tera

Francisco Tarancón Martínez./RTVE
Francisco Tarancón Martínez. / RTVE

La Guardia Civil sospecha que tropezó con un alambre al saltar una valla y se golpeó la cabeza con una piedra

El Norte
EL NORTEValladolid

Los celadores medioambientales de la Junta de Castilla y León de la Reserva Regional de Caza de Urbión hallaron hoy en el paraje 'La Lobera' de Molinos de Razón el cuerpo sin vida de F.T.M, el hombre que desapareció hace dos meses de la residencia de ancianos de Valdeavellano de Tera.

Más información

Los agentes de la Guardia Civil de Soria consideran, después de una primera investigación ocular y a la espera de la autopsia, que Francisco, que desapareció el pasado 9 de febrero, se tropezó con un alambre al intentar saltar una valla de piedra se golpeó en la cabeza y cayó detrás de esa valla en una zona de prado llena de zarzas y todo tipo de maleza.

«Es una hipótesis probable de lo sucedido que se baraja después de que esta mañana, sobre las 9.35 horas, los celadores descubrieran el cuerpo», indicó la Subdelegación del Gobierno.

Estos agentes declararon a la Guardia Civil que percibieron un brillo que les llamó la atención, en un sendero de paso de animales junto a la mencionada valla en el denominado paraje 'La Lobera' de Molinos de Razón.

Estos celadores llevan varios días de rececho por la zona pero no habían visto nada hasta hoy, lo que explica la dificultad de esta localización. Por esa misma zona habían pasado en multitud de ocasiones los agentes de la Guardia Civil que realizaron las tareas de búsqueda de Francisco T. M. Además, en aquellos días, la zona de El Valle se vio afectada por copiosas nevadas que podrían haber ocultado también el cuerpo bajo la nieve.

El punto en el que fue encontrado está a algo menos de tres kilómetros de la localidad de Valdeavellano de Tera de la que desapareció. El cadáver se encontraba en avanzado estado de descomposición por lo que se está a la espera de la autopsia para confirmar todos estos extremos, incluso la propia identidad sin ningún género de duda, del cuerpo hallado.

Francisco T. M. desapareció en la mañana del viernes, 9 de febrero. Sobre las 11.00 horas de ese día se perdió la pista. Desde entonces, un despliegue de agentes de la Guardia Civil, con agentes medioambientales, voluntarios de la localidad y de otros puntos de la provincia, intentó sin éxito localizar al desaparecido. A las 11.30 horas y en presencia de la Autoridad Judicial, se procedió al levantamiento del cadáver y su traslado para la realización de la autopsia.

Francisco T. M., de 70 años, era natural de la localidad de Neguillas, adscrita al municipio de Coscurita, y vivía en la residencia de la tercera edad de Valdeavellano de Tera desde hacía diez años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos