Soria

La Asociación de Amigos del Museo Numantino, arqueólogos y guías piden la retirada de las vallas colocadas por la Junta en el Yacimiento de Numancia

La Asociación de Amigos del Museo Numantino, arqueólogos y guías piden la retirada de las vallas colocadas por la Junta en el Yacimiento de Numancia

Todos coinciden en que generan un «grave impacto ambiental y es una intervención muy agresiva»

Isabel G. Villarroel
ISABEL G. VILLARROEL

La directora general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, Mar Sancho, comprometió nuevas inversiones en su última visita a Soria para mejorar el yacimiento de Numancia incluidas en el Plan Director de Investigación Arqueológica del yacimiento. De momento, lo que acaba de hacer el área que dirige Sancho es invertir 59.000 euros en una obra polémica como es la colocación de unos paneles de chapa y brezo rodeando el exterior de la puerta principal del yacimiento.

El objetivo de estos paneles es «organizar y recibir a las visitas de la mejor manera posible a falta de un centro de interpretación para los visitantes», según palabras de Carlos de la Casa, director de Patrimonio de la Junta en Soria.

De la Casa aclara que la iniciativa de colocar los paneles «ha sido del gobierno regional con el fin de facilitar la accesibilidad».  Pero los paneles ya han recibido las primeras quejas y críticas, no solo en las redes sociales, sino entre la asociación cultural Tierraquemada y los expertos que trabajan en torno a Numancia como los guías turísticos, los arqueólogos y el propio director de las excavaciones Alfredo Jimeno que declara que «no se entiende por qué no nos consultan a los expertos antes de hacer semejantes actuaciones».

Insiste De la Casa en que «la obra ha estado dirigida por un arquitecto que ha utilizado los materiales que se han creído convenientes sin provocar impacto visual y que, cualquier opinión del resto de profesionales como puedan ser los arqueólogos, los guías o el propio director de las excavaciones Alfredo Jimeno, no es válida».

Por su parte, la alcaldesa garreña María José Jiménez, recuerda que «el ayuntamiento presentó un proyecto en la Junta para cumplir el mismo objetivo pero sin impacto visual como sí tienen los paneles colocados, y con una ordenación más práctica. Proyecto que ha sido sustituido por el que se está desarrollando en la actualidad que casi está terminado». 

Jiménez reconoce que «en el pueblo tanto los vecinos como los turistas hacen muchos comentarios negativos sobre las obras, pero no se ha registrado ninguna queja formal en el consistorio».

Sin embargo ha sido la Asociación de Amigos del Museo Numantino la que ha solicitado de manera formar a la Junta de Castilla y León la inmediata retirada de los elementos que ha colocado fuera del yacimiento. Así se lo han comunicado a la directora General de Políticas Culturales Mar Sancho, a Patrimonio y al propio director del Museo Numantino Elías Terés.

El colectivo considera «que la obra de adecuación del espacio de acogida en el Yacimiento, impulsado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta, se trata de una intervención agresiva, de gran impacto visual, ya que estas barreras impiden en un amplio espacio la percepción del entorno y del paisaje, lo que altera gravemente uno de los mayores valores del Yacimiento», dice su presidenta Marisa Revilla.

Se ha tratado de reordenar el espacio de acceso a la zona visitable del Yacimiento mediante unas barreras constituidas por una base de hormigón en la que se anclan postes de acero de 3 metros de altura, que sujetan pantallas de brezo.

La intervención ha supuesto casi 60.000 euros, lo que ven «como un claro agravio comparativo con las inversiones que se vienen realizando en el yacimiento, tanto en investigación como en conservación; y cuando se han aparcado otras actuaciones realmente necesarias, como el proyectado Centro de Interpretación», explica la presidenta del colectivo Marisa Revilla.

En lo referido al impacto sobre el Yacimiento, «que es lo más grave, se trata de una intervención agresiva, de gran impacto visual. El acceso a la zona de visita se presenta caótico, dando la sensación de que se quiere tapar lo que se va a mostrar una vez rebasadas las barreras. En el interior de la zona de visita del Yacimiento, estas barreras impiden en un amplio espacio la percepción del entorno y del paisaje, lo que altera gravemente uno de los mayores valores del Yacimiento y uno de sus rasgos característicos: su integración en el entorno, que es lo que lo explica y le da sentido. De hecho, ya no se pueden visualizar todos los campamentos romanos del cerco de Escipión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos