Soria

Aporno y Asaja Soria inician acciones conjuntas ante los cambios normativos en los purines

Reunión de las asociaciones Aporso y Asaja en Foes./
Reunión de las asociaciones Aporso y Asaja en Foes.

La reunión tuvo lugar en la sede de FOES

ISABEL G. VILLARROELSoria

Responsables de la Asociación Provincial de Productores de Ganado Porcino de Soria (Aporso) y de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja Soria) han mantenido una reunión para abordar en común el problema derivado del cambio de normativa en la aplicación de purines, que llega a través de la aparición, por sorpresa, del Real Decreto 980/2017, de 10 de noviembre, por el que se modifica, entre otros, el Real Decreto 1078/2014, de 19 de diciembre, en el que se establecían las normas de la condicionalidad que debían cumplir los beneficiarios que reciben pagos directos en la PAC. Con vigencia desde el 1 de enero, la nueva norma prohíbe la aplicación de purín en superficies agrícolas mediante sistemas de plato, abanico y cañones, así como obliga al pronto enterrado de estiércoles sólidos.

Esta situación pone en graves aprietos a todo el sector, tanto al agrícola como a todas las especies ganaderas. Además, debido a la importancia del sector porcino en la provincia, APORSO y ASAJA han decidido formar un frente de acción común para buscar soluciones.

Aunque el sector no se opone a encaminar sus pasos hacia el desempeño de las actividades ganaderas en unas mejores condiciones para los propios profesionales y para su entorno, considera que es un despropósito que con la irrupción por sorpresa de esta norma se pretenda que todos y todo esté adaptado al día siguiente de su publicación.

Hay que recordar que el incumplimiento supone la recepción de medidas coercitivas en modo de sanciones para los profesionales y que estas prohibiciones se suman a la larga lista de dificultades que gravan la actividad agroganadera.

Una de las primeras actuaciones decididas en la reunión ha sido dirigirse a la Junta de Castilla y León, competente en este momento, para establecer los términos de la aplicación de esta normativa nacional y para determinar excepciones, moratorias, prórrogas y medidas para su implantación de forma escalonada; teniendo en cuenta aspectos como la dimensión de la explotación agraria o de la maquinaria, dado que hay que cambiar el 85 por ciento de los equipos, con el importante esfuerzo económico que conlleva, y otras cuestiones como la falta de  disponibilidad de los aplicadores obligatorios que marca la normativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos