Visto para sentencia la modificación del nombre del municipio de San Leonardo de Yagüe

  • El debate jurídico reside en la posible separación de la figura del General Yagüe como persona y como militar

El Juzgado Contencioso Administrativo de Soria ha acogido la celebración de la primera vista oral que se celebra en España sobre la modificación del nombre de un municipio de procedencia franquista, en este caso el pueblo soriano de San Leonardo de Yagüe de poco más de 2.300 habitantes. El mismo juzgado admitió a trámite la demanda presentada por el abogado Eduardo Ranz el pasado mes de abril contra el ayuntamiento de San Leonardo y, después de muchos meses de informes y documentaciones, todas las partes han expuesto sus alegaciones de manera oral. Además de Eduardo Ranz, ha comparecido el letrado representante del ayuntamiento de San Leonardo, y las Fundaciones Yagüe y Francisco Franco. Eduardo Ranz ha concluido que "es procedente la modificación del nombre de acuerdo a la Ley de la Memoria Histórica porque no se puede separar la figura de Juan Yagüe como persona y como militar, puesto que sus acciones sobre el municipio se desarrollaron de acuerdo a su profesión2.

Ranz ha alegado que "es necesario la elaboración de un catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y dictadura en el municipio, para la retirada de escudos, insignias, placas, derechos y honores u otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación de la sublevación militar y represión de la dictadura". Espera una sentencia que redefina el municipio completo, pese a que la Ley de la Memoria Histórica cuenta con importantes lagunas.

El representante del ayuntamiento, Santiago Soto, ha justificado la presencia del nombre de Juan Yagüe "porque no homenajea a los bandos combatientes ni muestra un contenido político en la simbología. Ha recordado que existe un acuerdo de todos los grupos políticos en el ayuntamiento que rechazan el cambio del nombre".

Por su parte, la hija de Juan Yagüe, María Eugenia Yagüe, recuerda todo lo que su padre hizo por toda la provincia de Soria, "como la traída de las aguas a Soria, mi padre tendría que tener una calle en Soria capital, como ya la tiene en Gijón o en Madrid, porque lo que me dejó mi padre es un apellido limpio, de un hombre que hizo como ministro muchas cosas por esta tierra".

El proceso ha quedado visto para sentencia.