Joaquín García-Medall será el nuevo vicerrector del Campus de Soria

Joaquín García-Medall será el nuevo vicerrector del Campus de Soria
  • La Universidad de Valladolid destituyó a Luis Miguel Bonilla por desavenencias con la línea rectoral

Joaquín García-Medall Villanueva es el nuevo vicerrector del Campus de Soria después de que la Universidad destituyera a Luis Miguel Bonilla. El nombramiento se ha llevado a cabo esta mañana, lo ha hecho el rector Daniel Miguel, que se ha desplazado al Duques de Soria con todo su equipo para zanjar este asunto, con el objetivo de que el Campus pueda seguir trabajando con normalidad. A primera hora Daniel Miguel se ha reunido con los decanos y directores de los seis centros, que son quienes han propuesto el nombre de García-Medall.

Joaquín García-Medall tiene 54 años, se doctoró en Filología Hispánica en 1991 en la Universitat de Valencia, es profesor titular de Lengua Española de la facultad de Educación, anteriormente lo fue en la facultad de Traducción e Interpretación, con 20 años de experiencia docente e investigadora. Es el autor de diferentes traducciones del francés, portugués, italiano e inglés al español. Ha dedicado la mayor parte de su tarea investigadora al estudio de la morología del español y de otras lenguas, así como al estudio de la hisotriografía lingüística hipánica, en particular la que atañe a la producción hispano filipina de los siglos diecisiete al diecinueve.

Entre los méritos más relevantes, cuenta con la publicación en 2015 del primer diccionario bilingüe que existe en español-vietnamita. Registra más de once publicaciones, siete proyectos de investigación, es miembros de tres comités científicos, de dos comités editoriales y de dos comités de redacción. García-Medall recibe su nueva etapa «con mucha humildad porque tengo que aprender, pero me siento muy agradecido porque haya habido un consenso en el Campus para confiar en mí, por lo que estoy muy ilusionado e intentaré que nuestros centros tengan proyección más allá de nuestra provincia».

El pasado 3 de enero la UVa colgaba en su página Web el anuncio oficial del cese de Luis Miguel Bonilla. El motivo que alegaban es pérdida de confianza en la gestión y desalineación con las líneas estratégicas y de política universitaria del Equipo Rectoral. Hasta hoy que se ha nombrado el nuevo vicerrector, las tareas de gestión económica del campus han sido asumidas por el vicerrector de Economía, Alfonso Redondo Castán.

La situación era insostenible desde hace tiempo, el descontento del rector Daniel Miguel con Luis Miguel Bonilla era patente, y el punto de inflexión habría sido las discrepancias a la hora de elaborar la plaza de profesor que se ha sacado a concurso para la titulación de Agroenergéticas. Luis Miguel Bonilla tomaba posesión de su cargo el 19 de junio de 2014, con 41 años, y con la intención de convertir Soria en ciudad universitaria. Daniel Miguel apunta que «el relevo es la mejor decisión porque Bonilla no compartía las líneas rectorales de gestión, y estaba entre dos fuegos puesto que sus apoyos internos estaban divididos, por esta razón han sido los decanos de Soria quienes han consensuado nombrar a Gardía-Medall y a mí me parece bien».

Respecto de la adscripción del Campus a la Universidad de Burgos, el rector ya emitió un comunicado en el que fijaba su postura, y se ponía del lado de la comunidad universitaria que se concentró para manifestar su rechazo a las puertas del campus en el pasado 21 de diciembre. Ha vuelto a insistir en que «aquel globo sonda que lanzó el consejero de Educación en su visita a Soria en la que yo la acompañé es responsabilidad únicamente de él, son propuestas completamente políticas que nada tienen que ver con este rectorado, no compartimos la proposición y de lo contrario no estaríamos invirtiendo dinero en un centro científico en el Campus soriano».

El recto de la Universidad de Valladolid califica de «buena noticia el hecho de que pudiera liberarse la tasa de reposición basada en la autonomía universitaria, puesto que la falta de profesores es el grave problema que acusa la UVA». Sin embargo pide prudencia, «porque las contrataciones están supeditadas al presupuesto del ente académico y limitadas por el techo de gasto». Un tercio de la plantilla de la universidad de Valladoild corresponde a profesores asociados, lo que implica grandes problemas de contratación cada año al inicio de curso.