El Norte de Castilla

La Junta refuerza la formación de profesionales y abogados de oficio contra la violencia de género

  • Alrededor de 850 profesionales reciben nuevas pautas para ayudar a las 2.000 mujeres víctimas de violencia de género que registra la Comunidad

Objetivo Violencia Cero es el programa formativo al que la Junta de Castilla y León le ha aplicado una actualización y que está destinado a 850 profesionales de las corporaciones locales de la Comunidad implicados en la atención a las víctimas de la violencia de género y que forman parte de los 189 Centros de Acción Social (CEAS) existentes en Castilla y León. Se formará a profesionales que prestan sus servicios en los servicios centrales de los ayuntamientos, además de los profesionales de Servicios Sociales de la Gerencia Territorial.

La directora general de la Mujer insistió en su visita a la capital soriana en que «en Castilla y León existen muchas vías de ayuda para las víctimas de violencia de género pero se hacía necesaria una coordinación entre profesionales de diferentes sectores y un acceso compartido a los expedientes de cada una de las víctimas».

La guía de 'Coordinación para la atención de víctimas de violencia de género' es el manual de cabecera para este tipo de profesionales, se detallan los roles de los trabajadores implicados y la principal novedad es la inclusión de la figura de 'Coordinador de Caso': se trata del profesional de referencia para la víctima, que coordinará todas las actuaciones de apoyo como son la valoración, el plan de caso y el seguimiento. Será el encargado de diseñar una respuesta integral a todas las necesidades de la víctima.

La Dirección General ha publicado también el 'Manual de apoyo para la intervención psicológica', que está concebido como un complemento para los especialistas en violencia de género para ayudar en la recuperación de las secuelas psicológicas del maltrato. Se divide en cuatro grandes bloques, que orientan tanto la evaluación como el acompañamiento terapéutico de las víctimas y de los agresores. Se analiza los entornos expuestos a la violencia contra mujeres y menores, las estrategias terapéuticas útiles y los aspectos relevantes para la intervención con los hombres que ejercen este delito con un objetivo rehabilitador.

Finalmente existe una tercera herramienta que es la Guía de orientación jurídica en materia de violencia de género, que establece los pasos a seguir en un procedimiento penal, desde la presentación de una denuncia por parte de la víctima hasta la finalización del procedimiento mediante sentencia. Resulta de especial interés y utilidad también para cualquier persona u organismo como el 012 o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que tenga conocimiento de algunos de los hechos que puedan ser constitutivos de delito.

En este sentido Esperanza Vázquez anunció «un convenio con el colegio de abogados para actualizar la formación de los abogados de turno de oficio de violencia de género, es necesario reciclarse y aún más para afrontar esta lacra que desafortunadamente no termina». Y finalmente, la inserción laboral de las víctimas. La directora general de la Mujer recordó que «la Junta ofrece una línea de ayudas a las empresas que contraten mujeres en situación de violencia de género. El pasado año 21 mujeres en toda la región se insertaron en el entorno laboral». Este plan formativo ya se ha ofrecido en Ávila, Segovia, Zamora y Valladolid, se está haciendo está mañana en Soria y continuará en el resto de la Comunidad.