El zumba es pecado en Irán

El público sigue la clase de zumba en la plaza de Colón de Valladolid / Ricardo Otazo

Los Guardianes de la Revolución detienen a cuatro hombres y dos mujeres por dar clases de «bailes occidentales» y subir los vídeos a la red

I. ESTEBAN-DIARIO VASCO

Nada escapa a la teología en Irán, ni siquiera el zumba. Siguiendo los dictados de los clérigos chiitas, el equivalente al ministerio de Deportes prohibió en junio esa variante del aeróbic procedente de Colombia, bajo la habitual acusación de contravenir el credo islámico. Los teólogos sospechan que ese ejercicio con abundante movimiento de caderas puede causar placer, lo que automáticamente lo convierte en 'haram', prohibido por motivos religiosos. También deslizaron que los vídeos con estos ejercicios podían provocar turbadoras fantasías en los hombres, por lo que esas imágenes fueron bloqueadas por considerarse pornografía, según informa El Diario Vasco.

Muy popular en el país de Oriente Medio, el zumba buscó cobijo tras la prohibición en otros nombres como 'ejercicios musicales' o 'ritmos corporales', creados por los angustiados instructores que veían cómo su negocio podía dejar de moverse. No ha colado. Un portavoz de los Guardianes de la Revolución informó ayer que habían detenido a cuatro hombres y dos mujeres por «enseñar y promover bailes occidentales», una forma de decir que practicaban zumba.

«El grupo atraía a muchachos y muchachas para enseñarles bailes occidentales y los filmaban [...] para subir vídeos a redes sociales como Telegram o Instagram», añadieron. Las mujeres no llevaban velo, lo que agrava la ofensa, según este cuerpo policial preocupado por los efectos perniciosos de este deporte en el modo de vida de los iraníes.

En 2014, detuvieron a un grupo de jóvenes que había publicado en redes sociales un vídeo en el que bailaban la canción 'Happy' de Pharell Williams. Fueron condenados a prisión y a latigazos, aunque la pena no se les aplicó.

Son cosas que hay que tratar con prudencia y evitando la lapidación moral de los represores chiitas. Porque ya dijo Juan que «el que esté libre de pecado que tire la primera piedra». Hace tres años un rabino israelí se pronunció en términos muy parecidos, sólo que para él la ofensa era contra la Torah, y un colega suyo en Estados Unidos censuró la «provocativa música de los gentiles» porque «puede llevar a la prostitución».

No acaban aquí las proscripciones religiosas, pues más de un cristiano con poder para subirse al púlpito ha preguntado en voz bien alta a sus fieles si no les parece contradictorio rezar a Jesús y luego irse a clase de yoga, práctica oriental de origen religioso. Lo hizo un pastor baptista y otro evangelista en Estados Unidos, el último con una gran masa de fieles en Seattle.

Con la prohibición del zumba en Irán venían otras, las de practicar el 'wrestling' americano y el maratón y el billar en caso de ser mujer. Demasiado erótico y profano. Las mujeres sólo pueden correr carreras de un máximo de diez kilómetros y siempre con el pañuelo en la cabeza, como es de rigor. A una joven de 18 años le sacaron del equipo nacional de ajedrez y le dejaron fuera del circuito por haber participado en Gibraltar sin que le cubriera esa prenda.

Fotos

Vídeos