El torero Marco Antonio Gómez pide matrimonio a su novia en un brindis

El diestro sevillano se dirigió en Bailén a su futuro suegro y le brindó la muerte del toro para pedirle la mano de su hija

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

«Quería brindarle la muerte de este toro por tres razones; una, por lo que ha hecho para que esto siga adelante, dos por darle la vida a ella y tres para pedirle la mano de su hija». Con este brindis sorprendió el pasado domingo el torero sevillano Marco Antonio Gómez a la que el próximo año se convertirá en su esposa, la jienense Lydia Muñoz. En el transcurso de una corrida de toros en la localidad de Bailén, el diestro se dirigió hacia el que será su futuro suegro y le entregó la montera, no sin antes depositar en ella un anillo de pedida de mano dirigido a su novia, sentada al lado, y a quien sorprendió con este inesperado gesto.

La plaza respondió al brindis con una sonora ovación para premiar el gesto de este torero de Alcalá de Guadaira, que hace un par de años recorrió numerosas capeas de Valladolid, también las de Ciudad Rodrigo (Salamanca) y Coria (Cáceres) reivindicando paseíllos y actuaciones en festejos del país. Ese año, en septiembre, confirmó finalmente la alternativa en Madrid acartelado con Sánchez Vara y José Carlos Venegas y toros de Joaquín Moreno Silva.

El resultado, al margen de la pedida, fue exitoso para el torero, que cortó cuatro orejas esa tarde en una actuación acompañada de los fandangos por los que se arrancó un niño de la localidad. Su novia, Lydia Muñoz, colgó horas después en redes sociales la foto del anillo ya colocado en su mano y en la que comentó: «Sí, quiero». Como curiosidad, hace un par de meses que a esta jienense le cayó el ramo de la novia mientras la pareja asistía a una boda de unos amigos.

De momento, la fecha prevista para la celebración nupcial será en octubre de 2018, aunque aun no han determinado día y lugar.

Fotos

Vídeos