El bacalao es rico en yodo, esencial en la dieta de mujeres embarazadas o con problemas de tiroides.
El bacalao es rico en yodo, esencial en la dieta de mujeres embarazadas o con problemas de tiroides. / J. Lusa (El Correo)

Al rico pescado

  • nutrición

  • Se trata de la mejor opción como plato fuerte en los banquetes navideños, sobre todo porque además suele ser al horno, y dicen los expertos que deberíamos incrementar su consumo, ya que nos ayuda a tener una mejor salud cardiovascular

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Llevar una vida sana implica seguir una dieta equilibrada, lo que incluye tomar alimentos como el pescado, rico en proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3. Y La Navidad puede ser una buena ocasión para intentar retomar su consumo, sin tener por qué optar por los más caros en estas fechas, como el besugo.

Desde hace años se registra en España un descenso fuerte y continuado del consumo de pescado, tanto fresco como congelado o en conserva. Esto se debe en parte al aumento de su precio. Así, los españoles incluimos cada vez menos pescado en la cesta de la compra: a lo largo de 2015, su consumo cayó un 2,4% respecto al año 2014, según el Informe del Consumo de Alimentación en España, y pocos son los que lo toman este alimento 2 veces por semana.

Según el doctor Julián Álvarez, especialista en Medicina Deportiva, nutricionista y miembro del Consejo Asesor de la compañía de nutrición Herbalife, este descenso exponencial de la ingesta de pescado entre los españoles es «preocupante».

«Las propiedades nutritivas del pescado, permiten a nuestro cuerpo mantener a raya los niveles de triglicéridos en sangre y la presión arterial. Además, el pescado y los mariscos favorecen el buen funcionamiento cardiaco y cerebral. Son alimentos absolutamente indispensables para nuestro desarrollo, sin los cuales no existe una alimentación sana», asegura el especialista.

En definitiva, el pescado es una pieza angular en la dieta, y sus propiedades nutricionales juegan un papel indispensable en todas y cada una de las etapas de nuestra vida: en la infancia, la adolescencia, el embarazo, la lactancia y la vejez.

Beneficios de su consumo regular

—Fortalece nuestro corazón. Con su gran aporte de ácidos grasos omega 3, el pescado es enormemente cardiosaludable: ayuda a reducir la presión arterial, evita la obstrucción de los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir enfermedades del corazón, autoinmunes e inflamatorias. Además, también optimiza las funciones cerebrales.

—Aporta una buena dosis de minerales. El pescado es rico en yodo, flúor, calcio, magnesio y zinc. Por ejemplo, las anchoas, las sardinas, las almejas y los berberechos son grandes fuentes de calcio, que interviene en la fortaleza de los huesos, la trasmisión del impulso nervioso y la coagulación sanguínea. Por otra parte, el salmón, el bacalao, el atún y los mejillones son ricos en yodo, esencial en la dieta de mujeres embarazadas o con problemas de tiroides.

—Es un alimento multivitamínico. La ingesta regular de pescado refuerza nuestro organismo y previene numerosas dolencias. Gracias a su aporte de vitaminas A, B, D y E es antioxidante, fortalece los sistemas inmune y nervioso y ayuda a mejorar la salud cardiovascular.

—Idóneo para personas enfermas. Debido a que el pescado tiene menos colágeno que la carne, y a que destacan su consistencia suave y digestibilidad, es un alimento muy aconsejado para quienes padecen úlceras, gastritis, reflujo o dispepsia. Igualmente, es bajo en sodio y se recomienda a quienes siguen dietas sin sal.

—Ofrece un aporte calórico bajo. Es una buena opción para quienes quieren guardar la línea: el pescado magro apenas cuenta con 80 kilocalorías cada 100 gramos, y no más de 200 kilocalorías en el caso de los azules. Además, como sus grasas son insaturadas, este alimento ayuda a reducir tanto los niveles de colesterol en sangre como el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

—Contribuye a mejorar nuestra visión. El alto contenido del aceite del pescado en los ácidos grasos omega-3 como el DHA contribuye a un mejor funcionamiento de las células fotorreceptoras del ojo y a un mantenimiento de la salud del mismo. Entre las enfermedades que ayuda a prevenir un consumo adecuado de los nutrientes del pescado destaca el síndrome del ojo seco. Además, también ayuda a hacer frente al  envejecimiento temprano de la vista, un aspecto esencial en un mundo en el que cada día más mantenemos nuestra vista fija en pantallas, móviles y ordenadores.

—Ayuda al crecimiento. La riqueza en proteínas de la composición de los pescados y los mariscos es igual o superior a la de la carne. También presentan una gran cantidad de aminoácidos, imprescindibles para que el organismo crezca normalmente. Por ello es importante empezar a consumirlo desde la infancia.