Espectador de una sala de cine porno de Quito.
Espectador de una sala de cine porno de Quito. / AFP

El porno cada vez más vejatorio alienta la violencia de género

  • PSICOLOGÍA

  • La facilidad de acceso a los contenidos pornográficos vejatorios incrementan la conducta masiva de la violencia sexual hacia la mujer

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La pornografía violenta y vejatoria está muy extendida, y sus contenidos generan una distorsión de lo que es la sexualidad y las relaciones entre personas, según las doctoras Carmina Serrano y Verónica Rodríguez Negro, psicólogas expertas en violencia de género del Colegio de Psicología de Bizkaia, quienes denuncian que los contenidos sexuales explícitos que se han expandido de forma masiva gracias a internet están educando sexualmente a la juventud con una visión cada vez más violenta. «Está siendo visto mayoritariamente por los jóvenes», explican. «La pornografía ha invadido las mentes de las personas. La sociedad en su conjunto tiene que hacer una reflexión sobre qué está pasando y los efectos de las imágenes pornográficas, porque el problema es gravísimo. En esas páginas webs la imagen que se presenta de la mujer y la sexualidad que se enseña es un drama y en más del 90% hay violencia hacia la mujer. La mujer es humillada, orinada, vejada o penetrada por varios y todo eso es lo que los adolescentes ven a partir de 12 años».

Para apoyar sus reflexiones exponen cifras que, cuando menos, deben generar una gran reflexión social: el 30% de las páginas que se manejan en internet son de contenido pornográfico y solo el 21,4% de los casos de violencia se denuncian, con condenas para apenas el 4,8% de los agresores, según datos del Ministerio de Sanidad y por el Observatorio de la Violencia de Género. «El 95,2% de los maltratadores permanece en la impunidad», advierte Serrano. «Este fenómeno se produce en todas las franjas de edad, apareciendo un incremento de dicha violencia en las personas jóvenes, y evidencia que en las relaciones entre hombres y mujeres se siguen ejerciendo malos tratos».

La pornografía, por tanto, alienta una imagen distorsionada de la sexualidad, en la que está separada del afecto. «Se excitan con esas imágenes y esto explica el incremento masivo de la violencia sexual hacia la mujer al que asistimos casi todos los fines de semana», continúa. «La excitación que provoca la pornografía hace que las personas que la consumen tengan que actuar de la misma forma que ven en las imágenes porno, con el añadido de que el consumo de pornografía puede llegar a producir adicción, actuando estas imágenes como una droga, la droga del siglo XXI».

La solución, señalan las expertas, debe pasar por una educación sexual y una cultura de buenos tratos, «en la que los hombres vean a las mujeres como seres iguales a respetar y no a forzar o violar. Al mismo tiempo, abogan por erradicar los privilegios masculinos en el ámbito familiar para acabar con la desigualdad en el reparto de tareas para mantener el hogar».