Miguel Sánchez Romera: «Si vives rápido y comes rápido no puedes tener una buena calidad de vida»

Sánchez Romera cocina. /Efe
Sánchez Romera cocina. / Efe

El “chef neurólogo” publica ‘Alimenta bien tu cerebro’ en donde explica la importancia de tener buenos hábitos para mantener en forma al cerebro

DORY AILLÓNMadrid

“Comes como vives” dice el cocinero y neurólogo Miguel Sánchez Romera, contradiciendo el dicho de “Eres lo que comes”. El chef español publica su primer libro sobre neurología y nutrición: ‘Alimenta bien tu cerebro’ (Libros Cúpula), en donde explica que el entorno en el que subsistir determina nuestra salud física y cerebral. “Es incompatible vivir en una ciudad como Nueva York y comer saludable. Si vives rápido, comes rápido y esto dificulta que tengas una buena calidad de vida”, dice.

Con su nuevo libro –ya tiene tres publicados- no pretende dar lecciones de medicina ni de cocina, sino “mostrar la realidad de la alimentación”. Ganador de una estrella Michelin, en su faceta de escritor intenta guiar al lector sobre en qué consiste una buena alimentación. Según cuenta, quería que su libro fuese “práctico”. “Si sabemos qué necesitamos para nutrirnos, sabemos qué hacer con nuestra vida”, insiste. En este punto toman relevancia los alimentos “cerebro activos”, denominados así por Sánchez Romera. “Los alimentos cerebro activos son los que contienen nutrientes que cuidan al corazón e indirectamente al cerebro”.

Pero el cocinero no quiere que el público se quede sólo con el mensaje de que “la comida es lo único importante”, sino que pretende que enseñar que otras actividades como leer, escuchar música o hacer ejercicio también benefician al órgano principal.

Pero lo primordial que le llevó a escribir este manual sobre qué es el cerebro y qué hábitos (tanto alimenticios como físicos e intelectuales) son favorables para su desarrollo. “No podemos tener un buen cerebro si no existe una buena motivación en la vida. El libro habla de que querer ser de una forma nos lleva a qué podemos hacer por nosotros”, recalca.

El “chef neurólogo”, único en su especialidad, también tiene una “neurofilosofía de vida” para aprender a vivir. Esta consiste en cuatro pasos vitales que describe en su libro. Son: sentir, conocer, hacer y ser. “La neurofilosofía de vida es una actitud para afrontar la vida desde la perspectiva de que el mundo, nosotros y la naturaleza que nos rodea, estamos siendo observados, sentidos y conocidos gracias al trabajo que realiza el cerebro”, explica.

Pero su filosofía de vida y consejos no se quedan en la teoría. Todos sus platos son saludables. “Mi cocina está enfocada a cuidar la salud. Es una gastronomía cardio saludable que cuida indirectamente al cerebro”. Pero recuerda que no sólo vale con acudir a sus restaurantes para mantener en forma el “seso”. “También hay que combinarlo con actividad física e intelectual”, afirma.

Fotos

Vídeos