La proporción de fumadores de tabaco de liar es mayor entre los hombres.
La proporción de fumadores de tabaco de liar es mayor entre los hombres. / EFE

Los 3 mitos del tabaco de liar que impulsa su consumo

  • investigación ICO-IDIBELL

  • Falsas creencias y el tipo de impuesto incrementan el aumento de consumo de este tipo de cigarrillo, frente al tradicional

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

La prevalencia en el consumo del tabaco ha cambiado poco, pasando del 26,6% al 24,1%, con la misma evolución que existía antes de la entrada en vigor de las leyes antitabáquicas, según un estudio del ICO-IDIBELL, colaborador de la OMS. Sin embargo, los hábitos de consumo sí han variado: mientras el consumo del cigarrillo tradicional ha disminuido del 89,1% al 71,8% de fumadores que lo eligen, el de liar ha pasado del 1,4% al 15,4%.

Este cambio de hábito está alentado, en gran parte, en los mitos que rodean el consumo del tabaco de liar. La doctora Xisca Sureda, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y autora principal del estudio, enumera cuáles son esas falsas creencias:

-Con el tabaco de liar se fuma menos cantidad.

-El tabaco manufacturado es más dañino para la salud.

-El de liar contiene menos nicotina.

«Los usuarios del tabaco de liar piensan que este tipo de cigarrillo es menos perjudicial para la salud, pero los datos del estudio confirman que no existe ninguna diferencia en las concentraciones de cotinina (alcaloide del tabaco y metabolito de la nicotina) en las muestras de saliva de los fumadores», advierte la doctora Sureda. «No hay ninguna diferencia».

Además de la ignorancia de los datos científicos, otro de los factores que han impulsado el consumo del tabaco de liar es el precio, debido a que las políticas que regulan el precio del tabaco en España han afectado al cigarrillo manufacturado, mientras que otros tipos de tabaco, como el de liar, se han convertido en alternativas más económicas y asequibles para los fumadores.

«Teniendo en cuenta estos resultados se deben revisar los impuestos con la intención de equiparar el precio de los diferentes productos del tabaco», afirma Esteve Fernández, director del Centro Colaborador de la OMS para el Control del Tabaco del ICO e investigador ICO-IDIBELL, investigador principal del trabajo basado en encuestas realizadas entre 2004 y 2012. «El aumento de precios es la principal medida de control del tabaco».

Según el estudio, realizado en Barcelona, la proporción de fumadores de tabaco de liar es mayor entre los hombres (19,8% frente a un 9,5% de mujeres), las personas de entre 16 a 44 años (22,9% respecto al 5,8% de participantes de 45 a 65 y el 4% de mayores de 65) y los encuestados con educación secundaria y universitaria (17,7% y 18,5%, respectivamente, frente al 7,9% de los entrevistados con estudios de primaria).