La mantequilla aumenta el riesgo de diabetes

La mantequilla aumenta el riesgo de diabetes

  • nutrición

  • Un estudio del CIBEROBN ha analizado el efecto sobre la diabetes del consumo de distintos alimentos elevados en grasas saturadas, un tipo de grasa que se ha relacionado con las enfermedades cardiovasculares

El consumo de mantequilla, rica en ácidos grasos saturados y trans, se ha relacionado con un riesgo más elevado de padecer diabetes tipo 2, según un estudio del Proyecto Predimed en más de 3.000 pacientes con alto riesgo cardiovascular.

Esta investigación, realizada por la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili (URV) y la Universidad de Harvard, evaluó cuáles eran los tipos de grasas que se relacionan con un mayor riesgo de padecer diabetes y el efecto del consumo de distintos alimentos elevados en grasas saturadas, un tipo de grasa que se ha relacionado con las enfermedades cardiovasculares.

Después de hacer un seguimiento durante más de cuatro años, el equipo médico concluyó que un consumo más alto de grasas saturadas y grasas de origen animal presentaban el doble de riesgo de sufrir diabetes tipo 2, frente a los participantes que tenían un consumo más bajo de estas grasas. El consumo de 12 gramos al día de mantequilla se ha relacionado con el doble de riesgo de padecer diabetes al cabo de cuatro años y medio, que es el tiempo durante el que se ha realizado el seguimiento a los voluntarios que han participado en el proyecto.

Por el contrario, el estudio, publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition, asegura que el consumo de un yogur entero al día se asoció a un 35 % de menos riesgo de sufrir diabetes. De las 3.349 personas participantes, 266 fueron diagnosticadas de diabetes tipo 2 en el lapso del estudio.

La evidencia médica demuestra que una dieta alta en alimentos de origen vegetal y baja en alimentos de origen animal es beneficiosa para la salud. Entre este tipo de dietas está la mediterránea, rica en legumbres, cereales integrales, frutas, verduras y frutos secos, y más baja en alimentos de origen animal y procesado, como la carne roja o la bollería industrial, aseguran los investigadores, liderados por los doctores Marta Guasch-Ferré, investigadora de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Nerea Becerra-Tomás, de la del grupo Ciberobn y la Unidad de Nutrición Humana de la URV, y Jordi Salas-Salvadó, director de la Unidad de Nutrición Humana de la URV y del y del Hospital Universitario Sant Joan de Reus.