Síndrome de piernas inquietas, ¿cómo saber si lo tienes?

Síndrome de piernas inquietas, ¿cómo saber si lo tienes?

  • neurología

  • Hormigueos, malestar, necesidad de moverse… Son los síntomas de un trastorno que suele afectar a las personas entre 50-60 años, aunque puede presentarse a cualquier edad, incluso en la infancia

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Quienes padecen el síndrome de piernas inquietas tienen una sensación muy desagradable e imprecisa en las extremidades inferiores que les produce un deseo irresistible de moverlas; levantándose y andando notan un gran alivio. «Lo describen en ocasiones como hormigueos o que les resulta insoportable la sensación del roce con las sábanas, pero en muchas ocasiones únicamente describen una sensación imprecisa y desagradable que se alivia al levantarse y andar», explica Alfredo Rodríguez-Antigüedad, neurólogo de IMQ. En ciertas personas estos síntomas pueden extenderse a los brazos y manos pero en la mayoría se restringen a las piernas.

Ese hormigueo suele presentarse tras el reposo, sobre todo al anochecer y en relación con el sueño, lo que suele provocar dificultad para conciliar el sueño. Otro síntoma de este trastorno que afecta alrededor del 10% de la población, son los movimientos involuntarios de las piernas durante el sueño, aunque este síntoma suele pasar desapercibido. En algunas personas el síndrome de piernas inquietas es una manifestación de otras enfermedades como la insuficiencia renal crónica avanzada, la artritis reumatoide, la fibromialgia, u otros problemas neurológicos como una polineuropatía. De entre estas causas que pueden provocar la enfermedad cabe destacar la falta de hierro, que cuenta con un tratamiento sencillo.

Alerta a los síntomas

Según la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI), el 90% de las personas que padecen el síndrome desconoce que tiene la enfermedad. Por ello, es importante que si se tienen los síntomas descritos se acuda al médico de atención primaria. Si éste sospecha que puede tratarse de este trastorno le remitirá al neurólogo. El especialista confirmará el diagnóstico y, en caso afirmativo, buscará una enfermedad subyacente y en su caso indicará un tratamiento. Ciertos medicamentos que se usan para en la enfermedad de Parkinson son muy eficaces para este síndrome. A los pacientes también se les aconseja que tengan hábitos de sueño sanos, así como que eviten los estimulantes y el tabaco.

Confirmar el diagnóstico suele aliviar emocionalmente a los pacientes, que a menudo sufren la presión de sus familiares que no comprenden que ese deseo de levantarse y andar no corresponde a una ‘manía’, indica el especialista.

Según el doctor Rodríguez-Antigüedad, alrededor del 40% de los pacientes tienen antecedentes familiares, lo que demuestra que en muchos casos se trata de un trastorno heredado genéticamente. De hecho, se conocen tres genes diferentes que están relacionados con este síndrome. «Independientemente del origen genético o no de la enfermedad, parece que las neuronas responsables del síndrome de piernas inquietas están relacionadas con las que controlan el ritmo de vigilia-sueño. No depende de los hábitos de vida, aunque un régimen de vida poco higiénico –fumar, beber, dormir mal– puede incrementar los síntomas en las personas que padecen este problema», apunta el experto.