La contaminación y el cambio climático duplican los alérgicos al polen

La contaminación y el cambio climático duplican los alérgicos al polen

Los expertos calculan unas concentraciones entre leves y moderadas para esta primavera en casi todo el país

ALFONSO TORICESMadrid

El efecto conjunto de la contaminación atmosférica y del cambio climático ha provocado que el número de españoles afectados por alergias respiratorias, patologías causadas por reacciones defensivas del organismo a la inhalación de altos niveles de polen, se haya duplicado en la última década, según avisó hoy la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

La fusión de ambos fenómenos, según detalló Ángel del Moral, presidente del comité de Aerobiología de Seaic, ha desatado en la última década una especie de tormenta perfecta con el resultado de polinizaciones más potentes, durante periodos cada vez más largos y con partículas cada vez más agresivas e irritantes.

El resultado es que las mayores concentraciones de polen, su virulencia y su persistencia en el tiempo causan reacciones en ciudadanos hasta ahora sin síntomas, reducen la edad de aparición de la enfermedad -presente incluso ya en la infancia- y reactivan alergias en enfermos que las tenían controladas. El papel protagonista en estas alteraciones de la floración de contaminantes como el NO2 o las partículas en suspensión, procedentes en gran medida del tráfico rodado urbano -sobre todo del diésel- y de las calefacciones, hace que se den bastantes más nuevos casos de alergias al polen en las ciudades que en el ámbito rural, pese a haber mucha más presencia vegetal en el segundo ámbito.

Los especialistas calculan que de 8 y 10 millones de españoles, entre el 15% y el 20% de la población, padece hoy con mayor o menor intensidad esta patología. No obstante, el presidente de Seaic, Joaquín Sastre, avisó de que todo indica que se trata de un ritmo de crecimiento de enfermos que va mantenerse o a aumentar en los próximos años, como lo demuestra que los alérgicos al polen sean prácticamente el 90% de la nuevas consultas que reciben estos especialistas, por lo que estimó que en 2030 esta dolencia podría alcanzar ya a uno de cada cuatro españoles.

La duplicación de enfermos se ha producido además respecto a todas las especies vegetales más agresivas. La reacción a gramíneas ha pasado del 35% de los pacientes con alergias respiratorias al 74%; la derivada del polen del olivo, del 30% al 52%; la de la arizónica, del 9% al 23%; y la del plátano de sombra y la salsola, del 7% al 14%.

Similar al año pasado

Pese al sombrío futuro, la próxima primavera no será de las peores para los alérgicos españoles. Los técnicos de la Seaic, que tienen en cuenta el régimen de lluvias, temperaturas y humedad de este otoño-invierno y las proyecciones para los próximos tres meses, prevén que los niveles de polen de gramíneas en el aire serán leves o moderados en prácticamente todo el país. Se considera la concentración de polen muy leve cuando no pasa de 2.000 granos por metro cúbico en el trimestre primaveral; leve, de 2.000 a 4.000; moderada, de 4.000 a 6.000; e intensa, más de 6.000 granos por metro cúbico.

Las proyecciones realizadas por la Seaic vaticinan que la polinización será muy leve en Canarias; leve en el litoral Mediterráneo (Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana y Murcia) y en el norte (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja); moderada en el centro peninsular (las dos Castillas, Madrid y Aragón); y moderada, pero en su límite ya con la polinización intensa, en Andalucía y, sobre todo, en Extremadura.

El pronóstico pinta una primavera similar sobre el papel a la del año pasado, pero con concentraciones suficientes como para que la mayoría de pacientes presente síntomas. El presidente de Seaic recordó que la única terapia que actúa no solo contra los síntomas (conjuntivitis, rinitis, estornudos o insuficiencia respiratoria) sino contra la propia enfermedad son las vacunas, por lo que exhortó a los pacientes a no limitarse a reducir los síntomas con antihistamínicos sino a ponerse en manos de especialistas para tratar y encauzar la dolencia. También consideró útiles los purificadores de aire en espacios cerrados, las mascarillas homologadas para la calle, y los filtros antipolen en los vehículos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos