Italia aprueba un decreto para la vacunación obligatoria de preescolares

Un médico francés vacuna a un paciente contra la gripe.
Un médico francés vacuna a un paciente contra la gripe. / PASCAL ROSSIGNOL (REUTERS)
  • El país transatlántico es, junto a Rumanía, el más afectado de la Unión Europea por el sarampión

El gobierno italiano adoptó este viernes un decreto que impone la vacunación obligatoria de los niños en edad preescolar, entre ellos de sarampión, de manera de hacer frente al aumento considerable de casos este año tras la resistencia de los padres a aplicar la vacuna.

El decreto especifica que se considera "obligatorias" algunas vacunas que anteriormente las autoridades sanitarias "sólo recomendaban", tales como sarampión o meningitis, explicó el jefe de gobierno italiano, Paolo Gentiloni, al término del Consejo de Ministros. Con esa decisión, los niños no vacunados de 0 a 6 años de edad no podrán inscribirse a las guarderías o jardines de infancia.

En total 12 vacunas son obligatorias. A partir de los 6 años, edad de escolarización obligatoria, los padres de los niños que no han sido vacunados tendrán que pagar fuertes multas.

Según el Observatorio Italiano sobre el Sarampión, se registraron 2.395 casos entre el 1 de enero y el 14 de mayo contra 860 en todo el año 2016. El 89% de los pacientes no habían sido vacunados. Para el ministerio de Salud, el virus se propaga más fácilmente entre la población que no ha sido vacunada.

En los últimos decenios el número de padres contrarios a la vacunación ha crecido, pese a la "evidencia científica", según las autoridades. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Italia y Rumania son los países más afectados, ya que en ellos se han registrado el 48 % de los casos de sarampión de toda la Unión Europea.

Entre las vacunas exigidas ahora en Italia figuran también polio, difteria, tétanos, hepatitis B, hemofilia B, meningitis B y C, sarampión, rubeola, paperas, tos ferina y varicela. "Con esta decisión enviamos un mensaje fuerte a la población", reconoció Beatrice Lorenzin, ministra de Salud, quien impulsó la medida pese a la oposición de su colega del ministerio de Educación y de la formación política antisistema Movimiento Cinco Estrellas, que considera el decreto "un regalo a la industria farmaceútica".

Tras haber registrado por años una tasa de vacunados superior al 90 %, el número de inmunizados contra el sarampión se redujo en Italia a 85,3 % en 2015, un porcentaje preocupante debido a que la OMS recomienda mantener la tasa en el 95 % para evitar que el virus sea contagioso. Generalmente benigno, el sarampión puede causar complicaciones mortales. En el último brote importante, en 2002, Italia registró 15 muertes por cada 18.000 casos.