El envejecimiento de la población dispara los diagnósticos de cáncer

video

Niños enfermos de cáncer. / Afp

  • Los oncólogos alertan de que un tercio de los casos son evitables con ejercicio regular, prescindiendo del tabaco y controlando el consumo de alcohol

La incidencia del cáncer en España, los nuevos casos que se detectan cada año, se ha disparado. En 2015, último ejercicio en que se dispone de datos completos, se registraron 247.771 nuevos pacientes con este tipo de patologías, una cifra que ha desbordado todas las previsiones que realiza la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

La cifra de 2015 supone un aumento del 15% en el número de diagnósticos de cáncer en solo tres años -en 2012 fueron 215.534- y supera en más de 1.000 nuevos casos la previsión de incidencia en España de la enfermedad que los especialistas habían realizado para 2020 al comienzo de esta década.

Miguel Martín, presidente de SEOM y jefe de Oncología del hospital madrileño Gregorio Marañón, explicó que el fuerte crecimiento de los nuevos casos se debe a un cúmulo de factores, entre los que están el aumento de la población, la progresión del diagnóstico precoz, y la persistencia de hábitos de vida perniciosos como el tabaco, el alcohol o el sedentarismo, pero hizo especial incidencia en el peso que tiene sobre la tendencia el envejecimiento de la población española y el hecho de que el país tenga una de las esperanzas de vida más altas del mundo.

Martín indicó que el riesgo de la aparición de tumores está directamente ligado al envejecimiento, como lo demuestra el hecho de que entre los 45 y 49 años la probabilidad de un diagnóstico positivo sea del 3,2% en los hombres y del 2,4% en las mujeres, pero a los 65 años ya se haya incrementado al 16,2% y al 12%, respectivamente, y a los 80 se eleve al 42,2% y al 23,5%. Sus cálculos indican que, a la vista de la longevidad media española, la mitad de los hombres del país y casi la tercera parte de las mujeres padecerán un cáncer en algún momento de su vida.

Estos cálculos, unidos el fuerte crecimiento de casos actual, llevó al presidente de SEOM a envíar un serio aviso a los políticos y a los gestores públicos. Les pidió que lleguen a acuerdos y tomen medidas para reorganizar y dotar adecuadamente el sistema nacional de salud de cara a esta enfermedad, porque en caso contrario será imposible mantener el "alto nivel de calidad de la atención y los tratamientos" que se da ahora a los enfermos oncológicos, encarecido por las novedades farmacológicas, pero que ha ampliado la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes. Avisó de que los servicios hospitalarios ya están colapsados, pero que el problema se agravará pronto, "porque cada vez va a haber más enfermos y más mayores".

El presidente de los oncólogos señaló que, pese a todo, la tendencia al gran aumento de diagnósticos podría encauzarse si la población se conciencia de un dato fundamental: un tercio de los casos de cáncer son evitables. Uno de cada tres diagnósticos están directamente vinculados a los hábitos permiciosos de vida, fundamentalmente al tabaquismo (33%), pero también al consumo excesivo de alcohol (12%) y, cada vez más, a la obesidad y el sedentarismo. De hecho, destacó como uno de los mejores métodos preventivos y paliativos la realización de ejercicio físico regular.

Mayor superviviencia

Los cánceres más diagnosticados en España son el colorrectal, el de próstata, el de pulmón y el de mama, con el de próstata a la cabeza entre los hombres y el de mama entre las mujeres. El grado de supervivencia a la enfermedad se ha duplicado en los últimos 40 años, gracias a la detección precoz y a la mejora de tratamientos y fármacos, y la media española ya está en el 53% de los casos a los cinco años de haber sido diagnósticados.

Sin embargo, el importante aumento de la superviviencia general está fundamentalmente motivada por los grandes avances conseguidos en la curación o el diagnóstico de las dolencias de mama, próstata o colon, así como de algunos linfomas, pero los porcentajes son bajos en otros tipos. Prueba de ello es que el cáncer de pulmón, pese a ser el tercero en nuevos diagnósticos en España, es el que encabeza el número de fallecidos anuales por esta enfermedad.

La mortalidad de esta dolencia, pese a las mejoras, sigue muy alta. El cáncer es la segunda causa general de fallecimientos en España, tras las enfermedades circulatorias, y la primera entre los hombres. En 2015 fue el motivo de la muerte de uno de cada cuatro españoles y de uno de cada tres si solo se tiene en cuenta a la población masculina.