El puño de hierro más espectacular

La exitosa saga de lucha 'Tekken' regresa en una séptima entrega con novedades de su sistema de lucha para convertirse en la más espectacular de todas

EDUARDO ESPALLARGAS

La espera ha llegado a su fin. Tras más de 20 años de enfrentamiento, odio y rencor, los Mishima están a punto de ajustar sus cuentas para siempre. Es raro, aunque no imposible, que ese nombre ni te suene, pero se trata del más conocido clan familiar en el terreno de las peleas. Jin, Kazuya, Heihachi...protagonistas, entre otros tantos personajes, de la exitosa saga Tekken, un clásico del género de las peleas que ahora regresa con una séptima entrega para demostrar que sigue siendo una de las mejores y que aún hay margen para la innovación. Y resulta que aquellos tres nunca se han llevado demasiado bien, pero los responsables de la saga han querido cerrar uno de los conflictos más longevos del género, y los fans, claro, se frotan las manos.

El juego

Plataforma
PC, Xbox One, PS4
Precio
69,95
Edad
+16

Eran muchos los jugadores occidentales que esperaban con ganas esta séptima entrega, y digo occidentales porque las máquinas recreativas japonesas disfrutan de la versión arcade del título desde 2015. Eso sí, se puede decir que la espera ha merecido la pena, y es que el resultado es una entrega que ha querido dar una vuelta de tuerca al sistema de peleas para aumentar la espectacularidad y la táctica al mismo tiempo que el juego resulta familiar a los aficionados de siempre. El reto no era sencillo, ya que estamos hablando de una franquicia que vio la luz por primera vez en 1994.

El primer juego de la saga, 'Tekken: The King of Iron Fist Tournament', nos presentaba por primera vez a los Mishima, familia personificada en Kazuya Mishima, hijo de Heihachi y padre de Jin. Personajes que poco o nada entienden del amor familiar y cuyo objetivo no es otro que el control del imperio financiero 'Mishima Zaibatsu'. La organización del primer 'Torneo del Puño de Hierro' supone la excusa perfecta para buscar al mejor heredero de la fortuna. De esta forma, toda una retahíla de personajes tales como Paul, Hwoarang, Nina, King o Yoshimitsu se cruzarán en el camino de los Mishima. Quizás uno de los valores añadidos que siempre ha ofrecido la saga 'Tekken' es el peso de la narrativa, pues cada personaje cuenta con su trasfondo argumental. Algo que ha ayudado a empatizar desde el principio con todos ellos, de manera que cada nueva entrega cuenta con cierto punto nostálgico.

Todos los luchadores tienen un estilo propio y más que reconocible, de manera que todos los aficionados que disfrutaron del título en los 90 tienen al menos uno o dos favoritos. Asimismo, se trata de una saga que desde el principio ha apostado por la lucha más auténtica, sin demasiadas magias ni poderes especiales, fiándolo todo a las patadas, los puñetazos y los combos para no dejar respirar al rival. Por ejemplo, los 'juggles' (los golpes continuos al rival mientras este sigue cayendo) son un ingrediente fundamental en la franquicia que no puede faltar en ninguna entrega.

Pues bien, en 'Tekken 7' los usuarios se encontrarán con el 'Tekken' de siempre y todos aquellos elementos que hicieron y hacen grande a la marca. Vuelven los mentados 'juggles', vuelven los combos de golpes, los movimientos característicos de cada personaje, regresan también los trasfondos argumentales de cada uno de ellos... Todo ello, eso sí, con elementos que han provocado un aparentemente sencillo cambio que varía el planteamiento de la batalla. La más importante es el 'Rage System', mediante el cual los protagonistas, cuando les queda poca vida, pueden desatar un movimiento especialmente mortífero y único. Un añadido que a los más habilidosos podrá molestarles, pero que sin duda inyecta de emoción los cruces. Por otro lado, destacan también los 'Power Crush', movimientos que no se ven interrumpidos aunque se reciban golpes (pese a que la barra de vida sí disminuye).

Parecen meros detalles, pero a los mandos se convierten en cambios muy sustanciales en la jugabilidad que aportan al estilo tradicional de 'Tekken'. Además, este séptimo episodio cuenta con 35 personajes, 9 de ellos nuevos, y algunos tan interesantes como Kazumi Mishima, la mítica mujer de Heihachi. El juego cuenta también con un invitado muy especial llegado nada más y nada menos que de otra marca histórica: 'Street Fighter'. Se trata de Akuma, cuya integración no solo no parece forzada, sino que le viene como anillo al dedo al sistema de 'Tekken'. Un gran trabajo por parte de los desarrolladores y una grata sorpresa para cualquier aficionado.

Cabe decir que el título también incluye un sinfín de objetos y materiales para personificar a los personajes, algunos incluso demasiado ridículos, que gustarán a los más completistas pero cuyo valor se queda en lo estético. Por último, mencionar que pese al interés que tiene el modo historia, cerrando todos los cabos sueltos que ha ido dejando la saga en cuanto a los Mishima, lo cierto es que no está muy bien narrada. Cae en los tópicos y es demasiado precipitada, pero los fans de la marca, al menos, tendrán su esperado desenlace.

Con todo, 'Tekken 7' es un salto importante para la saga, y uno que cumple con las expectativas de una marca tan querida. Las novedades son un gran añadido para asegurar un fructífero futuro para una franquicia que, a su vez, busca asentarse en el terreno de los e-sports o deportes electrónicos. Madera para ello tiene de sobra. Ahora que hablen los puños.

Fotos

Vídeos