Nadie va a prohibir el kebab

Un camarero sirve un kebab en un restaurante turco / Gero Breloer

El Parlamento Europeo ha aclarado que lo único que se está debatiendo es el veto al uso de fosfatos en carnes como la de kebab

El Norte
EL NORTEValladolid

Durante los últimos días una noticia esta alarmando a los amantes de la comida rápida en las redes sociales. En ella se habla de la posibilidad de que la Unión Europea pueda prohibir la carne de kebab por los posibles riesgos que puede suponer para la salud. Pero todos aquellos que ya estaban poniendo el grito en el cielo ante la posibilidad de que les quitasen una de sus comidas favoritas pueden estar tranquilos. Nadie va a prohibir esta comida. Tan solo se trata de un debate vigente en la Cámara Europea consistente en el veto de unos fosfatos que se suelen utilizar en la carne de kebab.

Ante la alarma generada y lo lejos que ha llegado esta información falsa, el propio Paramento Europeo ha tenido que desmentirla, dejando claro que este organismo no va a prohibir este alimento. Además ha añadido que «el uso general de de fosfatos como aditivos en la carne ya está prohibido», por lo que es imposible que los kebab que se coman en Europa lleven este tipo de fosfatos sobre los que se está debatiendo en la actualidad.

Pero el tema se ha reabierto a raiz de la falta de evidencias científicas de que estos fosfatos puedan suponer un riesgo para la salud. De ahí que se haya propuesto que, en un futuro, se puedan admitir algunos fosfatos. Sin embargo, los eurodiputados de la Comisión de Medio Ambiente se han encargado de bloquear la propuesta debido a ciertos informes en los que estos fosfatos se vinculan directamente a enfermedades del corazón.

De este modo, si el borrador de la ley no prospera, los fosfatos que ya estaban prohibidos en Europa continuarán estándolo, según apunta el Parlamento Europeo. El último paso es que la mayoría absoluta del pleno ratifique ese voto de la comisión parlamentaria de medio ambiente entre el 11 y el 14 de diciembre.

Por el contrario, si sigue adelante la propuesta inicial, continuarás comiendo kebab con la única diferencia de que sus aditivos podrían incluir algún fosfato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos