Así miden las ciudades la calidad del aire

Altos niveles de contaminación en Nueva Delhi./HARISH TYAGI / EFE
Altos niveles de contaminación en Nueva Delhi. / HARISH TYAGI / EFE

Las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos son los organismos encargados de medir los niveles de agentes como el ozono, el benzeno o el dióxido de azufre, entre otros

El Norte
EL NORTEValladolid

La estabilidad atmosférica y la falta de lluvias agravan cada vez más el problema de la contaminación en las grandes ciudades. Una muestra de ello es que el mes pasado, 18 ciudades superaron los límites de dióxido de nitrógeno o de concentración de partículas PM10 permitidos por la Unión Europea, según datos de Ecologistas en Acción. Pero e

En nuesto país es, sin duda, Madrid la ciudad en la que este problema está alcanzando unos niveles más preocupantes. Por este motivo, el Ayuntamiento de la capital española presentó, cuando comenzó el año, su Plan de Calidad de Aire y Cambio Climático que cuenta con una treintena de medidas con las que se pretende reducir los niveles de contaminación. Un ejemplo de estas medidas es que los coches más antiguos, y por consiguiente más contaminantes, no podrán circular por la ciudad a partir de 2015.

Pero no habrá que esperar hasta entonces para que el resto de medidas se pongan en marcha. Algunas ya las vivimos en primera persona a día de hoy en ciudades como Valladolid. Es el caso de las restricciones de tráfico. Una medidad cada vez más generalizada que puede evitar que la calidad del aire que respiramos cada vez sea más perjudicial para nuestra salud. Para controlar esta calidad, las ciudades poseen estaciones de seguimiento de polución que se encargar de medir la concentración de distintos agentes que generan la contaminación del aire: dióxido de azufre, partículas en suspensión, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, benceno, ozono, plomo, arsénico, cadmio, níquel e hidrocarburos aromáticos policíclicos, según recoge el diario ABC.

Los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas son, en España, los responsables de medir la calidad del aire. Para ello deben realizar la toma de datos y posteriormente evaluar la contaminación que sufre el aire que respiramos. Esta puede ser muy diferente en función de factores como el diseño de cada ciudad, las corrientes de aire, la estación del año en la que nos encontremos (en verano la contaminación es mayor) o la hora del día (en horas punta se alcanzarán niveles mucho mayores), según recoge la web de Toyota.

Pero la forma de medir la calidad del aire no es igual en todos los países. En occidente, por ejemplo, el índice que predomina es el ICA(Índice de Calidad del Aire) que se subdivide en seis categorías de peligrosidad teniendo en cuenta un algoritmo que pondera los niveles de partículas contaminantes en el aire y su impacto en la salud de la población. Por este motivo, cuando en Madrid los niveles de contaminación superan los 100 puntos ICA se cree que la salud de los ciudadanos corre peligro y es necesario tomar medidas.

Y es que los efectos sobre la salud de este fenómeno, que aún supone una asignatura pendiente para la mayoría de los países, son muy preocupantes. Agravar, o incluso generar enfermedades respiratorias, es uno de los problemas que puede generar la contaminación. El riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es otra de ellas. Disminuir los reflejos y causar confusión y somnolencia es otro de los problemas que puede estar asociado. A estos se unen la posibilidad de dañar partes profundas de los pulmones o limitar la vías respiratorias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos