«Si Interviú no se atreve con esto, no se atreve nadie»

Ejemplares de Interviú./J. J. Guillén (Efe)
Ejemplares de Interviú. / J. J. Guillén (Efe)

Los trabajadores recuerdan la historia de una publicación que nació hace 42 años con «ímpetu de destape tanto moral como físico»

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

"Si Interviú no se atreve con esto, no se atreve nadie". Es probablemente la frase que más han escuchado los trabajadores de Interviú en las más de cuatro décadas en las que el semanario llegó puntualmente a los quioscos de todo el país, convirtiéndose en icono del periodismo de investigación en una España que despertaba al mundo tras los años del franquismo. Un sueño que finaliza tras la decisión del Grupo Zeta de dejar de publicar tanto Interviú como Tiempo por "imposibilidad de seguir sosteniendo las importantes pérdidas generadas en los últimos años", según señala el grupo editorial.

"Nacimos hace 42 años con ese ímpetu de destape tanto moral como físico, y eso lo hemos mantenido muy a duras penas en los últimos años gracias al esfuerzo de los trabajadores tras despidos, recortes... y todo ese esfuerzo parece que no ha servido para nada", explica una redactora del semanario. "Sabíamos que las cosas iban mal, pero nadie se lo esperaba; es difícil empezar así el año", añade.

Su trayectoria en Interviú abarca casi dos décadas cargadas de tantas historias y reportajes para el recuerdo que se siente incapaz de destacar uno. "Se han destapado muchos escándalos pero también hemos puesto la vista en muchas historias pequeñas que quizá otros medios no se han atrevido. Hemos viajado a pueblos donde había un cacique o una empresa en la que han enfermado trabajadores porque no había medidas de seguridad, y cada número hemos tenido historias grandes pero también historias pequeñas", recuerda. "Llegabas a cada pueblo y todos ellos tenían Interviú, lo que era un orgullo y también una responsabilidad, la de defender durante 42 años esta cabecera que se atrevía con las denuncias".

Más información

Trabajadores y colaboradores coinciden en destacar la calidad de los reportajes de una revista que daba cabida a temáticas o niveles de profundidad con difícil encaje en otras publicaciones. Así lo recuerda el periodista especializado en Oriente Medio Mikel Ayestaran, quien publicó con ellos sus primeros reportajes como freelance en 2006. "Uno después del huracán Katrina con testimonios de trabajadores desde México hasta Argentina que habían acudido a limpiar Nueva Orleans; otro de la guerra en Líbano y uno más desde Irán sobre la situación política tras la llegada de Mahmud Ahmadineyad", recuerda. "Fueron colaboraciones puntuales pero muy simbólicas, en España no hay muchos medios que compren este tipo de historias e Interviú era un medio que cuidaba mucho el contenido y que pagaba con dignidad", destaca Ayestaran.

La periodista Teresa Viejo es la única mujer entre los trece periodistas que han estado frente de una revista bautizada como "audaz", "fresca", "transgresora" o "descarada" y que durante la Transición fue secuestrada por mandato judicial en varias ocasiones. "Rota. Por mis compañeros, por sus familias, por lo que ha representado en el periodismo de este país. Porque llevo Interviú en el ADN", expresaba Viejo a través de Twitter.

"Día triste. En febrero haría 20 años en Interviú. Los últimos tiempos han sido de recortes, sacrificios y mucho curro por parte de los trabajadores", señalaba por su parte Alberto Gayo, adjunto al director del semanario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos