Hamburgo prohíbe las cápsulas de café

Cápsulas de café/
Cápsulas de café

La decisión afectará al consumo en los edificios gubernamentales

El Norte
EL NORTEValladolid

Hamburgo se ha convertido en la primera ciudad que prohíbe las cápsulas de café. No lo ha hecho de forma generalizada sino en todos sus edificios gubernamentales. El motivo por el que ha tomado esta medida es que se trata de un elemento contaminante muy difícil de reciclar ya que están hechas de plástico y aluminio. Jan Dube, miembro del Departamento de Medioambiente del Ayuntamiento de Hamburgo explica así la decisión tomada: «No pueden reciclarse fácilmente porque mezclan plástico y aluminio. Son 6 gramos de café y 3 gramos de envoltorio. Por eso en Hamburgo creemos que este producto no debe ser pagado con los impuestos de los ciudadanos».

Además, es importante tener en cuenta que muchas plantas de reciclaje no están preparadas para hacer las labores pertinentes con estos productos incluso aunque se depositen en el contenedor adecuado. Y es que cientos de millones de cápsulas de café se tiran a la basura cada año, una muestra representativa de ello es que si se pusiesen en fila todas las que el principal fabricante Keurig vende en un año darían la vuelta a la Tierra doce veces. En 2014 fueron un total de 9800 millones.

Por su parte, Nespresso y Senseo cuentan con numerosos puntos de recogida de cápsulas usadas, tanto en sus tiendas como en otros lugares, que ellos mismos reciclan en plantas de reciclaje especiales para aluminio. Pero lo cierto es que la mayor parte de la gente acaba depositándolas en los contenedores que tienen a la puerta de sus casas en lugar de desplazarse hasta esos puntos de recogida.

Desde 2011 el consumo de café en cápsulas se ha multiplicado por tres, y en 2013 superó al de las cafeteras de goteo. En Estados Unidos, por ejemplo, el 25% de sus habitantes toma esta bebida que se hace de forma rápida y cómoda medianet cápsulas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos