Hallan un bote de cloroformo a 700 metros de la estación donde desapareció la pequeña Lucía

Lugar donde hace dos semanas se localizó el bote de cloroformo
Lugar donde hace dos semanas se localizó el bote de cloroformo. / SUR

Un joven lo descubrió a mediados de agosto, pero no se lo contó a nadie hasta hace tres semanas, lo que ha permitido que la Policía Local lo encontrara

JUAN CANO Y JON SEDANO

Un joven encontró un bote de cloroformo a 700 metros de la estación de Pizarra durante la feria, a mediados de agosto, apenas dos semanas después de que se hallara el cadáver de Lucía Vivar entre los raíles del tren, según informa el Diario Sur. El chaval, menor de edad, había ido con sus amigos al polígono a hacer botellón y, mientras buscaba unas bolsas con botellas que había escondido en un cañaveral próximo a la vía, se topó con el hallazgo, que llegó a oídos de la Policía Local de Pizarra. Unos agentes contactaron con el grupo de chavales, a los que pidieron que les acompañaran hasta el lugar donde uno de ellos decía haber visto el cloroformo. Cuando acudieron, el bote aún seguía allí, aunque la etiqueta estaba bastante más deteriorada por el paso del tiempo. Los funcionarios lo recogieron con sumo cuidado, empleando unos guantes para preservar cualquier vestigio, y lo introdujeron en una bolsa, que acto seguido entregaron en el cuartel de la Guardia Civil por si podía guardar alguna relación con la desaparición y la muerte de Lucía.

Noticias relacionadas

Antes, los policías locales indagaron en la posibilidad de que esa sustancia pudiera haber sido utilizada por alguna nave o negocio cercano, pero no encontraron ninguno en el que, por su actividad, pudiera haber utilizado esa sustancia. «La verdad es que no tenemos ni idea de qué pintaba esa botella allí», explica uno de ellos.

Fuentes próximas a la investigación restaron importancia a este hallazgo y subrayaron que, a priori, no hay «conexión temporal ni técnica» entre el bote de cloroformo hallado en el polígono y el caso de Lucía, ya que no se ha encontrado ni un solo indicio de que la menor hubiese sido narcotizada, como tampoco se detectaron en la autopsia ni en las pruebas de laboratorio signos de lucha, de agresión sexual ni restos de ADN que no pertenecieran a sus padres.

No obstante, este periódico ha consultado con forenses y especialistas en Policía Científica sobre la permanencia del cloroformo en el organismo y su detección. Los expertos entrevistados coincidieron en que las sustancias inhaladas con metabolización respiratoria, como el cloroformo, que tiene «una vida muy corta» en el organismo, suelen desaparecer pronto del cuerpo y reconocieron que es difícil descubrirlas en una sala de autopsia, «salvo que haya sido la causa de la muerte», matiza uno de ellos.

Fotos

Vídeos