La Guardia Civil habla sobre las camisetas antimultas

Tuit de la Guardia Civil /TWITTER GUARDIA CIVIL
Tuit de la Guardia Civil / TWITTER GUARDIA CIVIL

El instituto armado alerta de que la prenda no te salvará la vida en caso de accidente

EL NORTE

«Graciosa camiseta de manga corta anti-multas. Tiene simulado el cinturón de seguridad, para aquellos que no les gusta los agobios o tienen prisa». Con esta descripción se anuncia en algunas webs una prenda que está creando gran controversia entre las autoridades: una camiseta blanca con una raya negra en diagonal simulando al cinturón de seguridad de los vehículos. La Guardia Civil ha querido pronunciarse al respecto invitando a la gente a no hacer «el mono» ya que según las palabras que han publicado en su cuenta de Twitter «la camiseta antimultas igual evita una denuncia si no te pillan, ¿pero te salvará la vida de un accidente?». Con estas palabras esperan abrir los ojos a la gente para que sean conscientes de que llevar el cinturón no solo implica librarte de la multa sino que puede librarte incluso de la muerte.

Multas

Todo conductor que se arriesgue a llevar su vehículo sin el cinturón puesto puede llegar a enfrentarse a una multa de 200 euros junto a la pérdida de 3 puntos del carnet de conducir. Mientras que si es un pasajero el que no lo lleva puesto la multa sería únicamente económica y de la misma cuantía, según informan desde Multayuda..

El agente debe entregar la multa al conductor o pasajero en el momento en el que se realice la infracción, debiendo detener el vehículo en cuanto la autoridad vea que se ha infringido la norma, según informan desde la Fundación Mapfre..

En el caso de que sea un radar o un helicóptero el que 'caze' al infractor el procedimiento a seguir será el siguiente: se toma la fotografía, se apunta la matrícula y se procede a la notificación a través del sistema electrónico de la Dirección General de Tráfico o, en su caso, se envía la notificación al domicilio del denunciado, según informa ABC.

Solo existen algunas excepciones en las que no es necesario abrocharse el cinturón de suguridad. Por un lado los niños con una edad inferior a los tres años, aunque si que deben ir sujetos a través de sistemas de sujección infantil que estén homologados. La otra excepción la encontramos en los vehículos que cuando fueron matriculados no era necesario que tuviesen cinturones.

Otras posibles excepciones en el artículo 119 del Reglamento General de Circulación las encontramos al circular marcha atrás, al aparcar o en el caso de una enfermedad que no sea compatible con llevar el cinturón. En este último caso será necesario un certificado médico que deberá llevar consigo por si fuese necesario presentarlo en cualquier momento ante la petición de un agente.

Los taxistas, por ejemplo, tampoco están obligados a llevarlo puesto cuando conducen por núcleos urbanos. Lo mismo ocurre con los conductores y pasajeros de las ambulancias o con los trabajadores que estén cargando y descargando en una zona, cuando se desplacen de un sitio a otro y siempre que la distancia sea corta. Los profesores de autoescuela suponen la última de las excepciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos