¿De qué color es la etiqueta de tu coche?

Distintivo que permite catalogar el vehículo según sus emisiones contaminantes./J. M. Serrano
Distintivo que permite catalogar el vehículo según sus emisiones contaminantes. / J. M. Serrano

Tráfico ha enviado ya casi 18 millones de distintivos a dueños de vehículos para clasificarlos por su grado de contaminación

J. LUIS ALVAREZMadrid

El Ayuntamiento de Madrid ha limitado la circulación de vehículos en dos ocasiones durante este otoño a consecuencia de la alta contaminación. Si la situación atmosférica, sin lluvias y ni vientos, se hubiese prolongado, el consistorio podría haber optado por el siguiente escenario de actuación: prohibir circular a la mitad del parque, permitiendo el movimiento alternativamente a vehículos con matrícula par o impar. Sin embargo, para la subdirectora adjunta de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT), Susana Gómez, «es mucho más eficiente promover e incentivar el cambio a vehículos menos contaminantes, que las medidas de restricción al 50% con el sistema de matrículas pares o impares sin atender a criterios objetivos de emisiones».

Según la responsable de la DGT «ya se ha contrastado en otros países que los modelos de matrícula par/impar como medida para reducir la contaminación tiene un efecto adverso, porque aumenta la flota de vehículos más contaminantes y menos seguros». Y es que, por este motivo, muchos ciudadanos optan por adquirir un segundo vehículo de ocasión, con matrícula par o impar -según les convenga-, posiblemente de gasolina, pero mucho más contaminante que uno moderno con el mismo combustible. Por ello, Gómez defiende que la mejor solución para luchar contra la contaminación en las ciudades pasa por la renovación del parque, de manera que sería necesaria «la promoción de vehículos limpios».

La DGT ha dotado a los ayuntamientos de una herramienta práctica para regular la circulación en caso de episodios de alta contaminación. Para ello ha clasificado el parque automovilístico nacional en virtud de su potencial contaminante. «Con ello los ayuntamientos pueden implementar, en el ámbito de sus competencias, medidas de discriminación positiva -bonificación en parquímetros, reducción del impuesto de circulación, habilitar carriles de alta ocupación- y además pueden gestionar los episodios de alta contaminación, las zonas de prioridad peatonal o las zonas de bajas de emisiones», explica la responsable de Vehículos de Tráfico.

Desde mayo de 2016 y hasta el pasado mes de julio, la DGT ha enviado 17.908.844 etiquetas a los propietarios de los vehículos, clasificando a éstos en cuatro bloques según contaminen. Junto a ellos hay otros 16.635.487 vehículos sin etiquetar, dado que no superan los criterios de emisiones de las normativas europeas. En todo caso, según los responsables de Tráfico, la mayoría de estos automóviles sin etiquetar están en localidades donde no hay riesgo de llegar a niveles máximos de ocasión, como son pequeñas capitales de provincia o pueblos, e, incluso, se trata de vehículos que ni siquiera han sido dadas de baja pese a no circular.

Pese a que este sistema de etiquetas lleva año y medio en funcionamiento miles de conductores no saben qué hacer con ellas. Tráfico aconseja colocarlas -lo que no es obligatorio por el momento- en la parte inferior derecha del parabrisas, para que los responsables de circulación puedan identificar al tipo de emisiones del vehículo.

Tipos de etiquetas

Con la etiqueta azul o 'cero emisiones' han sido identificados 23.769 ciclomotores, triciclos, cuadriciclos y motocicletas, turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de ocho plazas y vehículos de mercancías con motores eléctricos de batería (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.

Con la pegatina azul y verde o 'eco' han sido clasificados 146.285 turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de ocho plazas y de mercancías híbridos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros, híbridos no enchufables (HEV), propulsados por gas natural (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP).

Con la etiqueta verde o 'c' han sido clasificados 6.395.095 turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de ocho plazas y de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014. Los de gasolina deben cumplir la norma Euro 4,5 y 6 y en diésel la Euro 6.

Y con la pegatina 'b' de color amarillo han sido clasificados 11.343.695 turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de ocho plazas y de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en diésel la Euro 4 y 5.

La Comunidad de Madrid tiene preparada una normativa contra la contaminación que ya tiene en cuenta las etiquetas de la DGT. Por su parte, tanto los ayuntamientos de Madrid y Barcelona han puesto ya fecha para prohibir la circulación de los motores más contamiantes, en es decir, los diésel. Según Susana Gómez, «las políticas asociadas a los distintivos deberían ayudar a incentivar el rejuvenecimiento del parque, que es lo que reduce los niveles de emisiones».

Fotos

Vídeos