Estas son las enfermedades que te puede contagiar una mosca

Estas son las enfermedades que te puede contagiar una mosca
THOMAS WRIGHT

El estudio, en el que se han analizado los microbiomas de 116 insectos de este tipo, demuestra que estos animales pueden ser portadores de diferentes patógenos

El Norte
EL NORTEValladolid

Pequeñitas pero matonas. Las moscas pueden ser muy pero que muy molestas. ¿Quién no se ha desesperado con estos pequeños bichos que vuelven una y otra vez para posarse en tu comida o en alguna parte de tu cuerpo? Pero no es que solo sean molestas sino que también pueden ser muy perjudiciales para nuestra salud. Y es que estos insectos pueden ser portadores de potentes patógenos, por ejemplo, el que causa la úlcera intestinal o la neumonía.

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports muestra en qué medida estos insectos pueden afectar a la salud de los humanos y para ello fue necesario estudiar los microbiomas de 116 moscas y moscardones de tres continentes diferentes. En muchos de ellos encontraron cientos de diferentes especies de bacterias, muchas de las cuales son dañinas para los humanos, tal y como recoge el periódico ABC.

La parte del cuerpo de estos insectos que más transfiere estos organismos microbianos de una superficie a otra es, como es lógico, las patas tal y como pudieron observar los investigadores a través de un microscopio electrónico de barrido. «Las patas y las alas muestran la mayor diversidad microbiana en el cuerpo de la mosca, lo que sugiere que las bacterias utilizan las moscas como lanzaderas en el aire», explica Stephan Schuster, director de investigación en la Universidad Tecnológica Nanyang, en Singapur. «Es posible que las bacterias sobrevivan a su viaje, crezcan y se extiendan sobre una superficie nueva. De hecho, el estudio muestra que cada paso de los cientos que da una mosca deja una pista de una colonia microbiana», añade.

El hecho de que estos animales puedan ser dañinos para la salud de los humanos puede estar muy relacionado con que se trate de una especie carroñera que suele estar expuesta a materia antihigiénica ya que utilizan heces y materia orgánica en descomposición para alimentar a sus crías. Las bactería que posteriormente actuarían como patógenos para los humanos podrían tener aquí su origen.

Un dato muy sorprendente es que de este estudio se desprende que las moscas de los establos analizadas portaban menos patógenos que las de ambientes urbanos.

En esta investigación descubrieron 15 muestras del patógeno humano Helicobacter pylori que puede provocar úlceras en el intestino de los humanos que se encontraban principalmente en los moscardones de Brasil. Sin embargo, la ruta conocida de transmisión de esta bacteria nunca había considerado a las moscas como un posible vector de la enfermedad. Y el potencial de transmitir enfermedades aumenta cuanta más gente esté presente.

Por este motivo, «realmente uno se lo pensará dos veces antes de comer esa ensalada de patata que se ha quedado al margen en tu próxima comida campestre» afirma Donald Bryant, profesor of biotecnología, bioquímica y biología molecular en la Universidad de Pensilvania (EE.UU.). «Sería mejor tener ese picnic en el bosque, lejos de los entornos urbanos, no en un parque central».

El experto cree que con este estudio se descubre un mecanismo para la transmisión de patógenos que los funcionarios de salud pública han pasado por alto y que las moscas pueden contribuir a la transmisión rápida de enfermedades en situaciones de brotes.

Sin embargo, la otra cara de la moneda está en que estos insectos podrían utilizarse como «drones» vivos que se suelten a conciencia en determinados lugares para posteriormente capturarlas y que actúen como un sistema de alerta temprana de enfermedades, al dar información de cualquier material biótico que hayan encontrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos