Un enemigo común

Un enemigo común

El usuario de ‘Wolfenstein 2: The New Colossus’ deberá esconderse, buscar munición o kits médicos y planear su ataque a los comandantes

EDUARDO M. ESPALLARGAS

Los responsables de ‘Wolfenstein’ vuelven a hacer de masacrar nazis un arte con una nueva aventura de acción desenfrenada que perfecciona la fórmula.

‘Wolfenstein’ es una de esas marcas míticas que todo amante de la industria de los videojuegos debe alabar. Y es una franquicia que Bethesda y el estudio Machine Games decidieron traer de vuelta con un ‘Wolfenstein: The New Order’ que servía de homenaje a los títulos de disparos más clásicos mientras lo cubría en un envoltorio de espectacularidad y emoción. Ahora, sabedores del éxito de este regreso, estrenan una secuela que hace aún más espectacular la posibilidad de acribillar nazis en un futuro distópico en el que mezclan irreverencia, violencia y humor. Un cóctel para los amantes de la acción más frenética que vuelve a contar con BJ Blazkowicz como protagonista.

‘Castle Wolfenstein’ es el germen de toda la marca, juego de disparos en tercera persona nacido en 1981 para el Apple II. El título invitaba al usuario a huir de una fortaleza nazi en plena Segunda Guerra Mundial. Fue un juego muy popular para la época y mereció su correspondiente secuela, ‘Beyond Castle Wolfentstein’ (1984), el cual se ambientaba en el búnker de Adolf Hitler e incluso contaba con el dictador genocida en la portada. Eso sí, el verdadero punto de inflexión para la marca lo estableció ‘Wolfenstein 3D’, ya con perspectiva en primera persona y pionero en su género. Creado por Id Software, marcó los pasos a seguir para futuros clásicos como ‘Doom’ o ‘Quake’.

Ficha

Título:
‘Wolfenstein 2: The New Colossus’
Plataforma:
Xbox One, PS4, PC, Switch
Precio:
69,95 euros
Edad:
+18 años

No es casualidad por tanto que el trabajo de Machine Games, trayendo de vuelta a tamaño buque insignia, haya apostado de nuevo por los disparos en primera persona. Este tipo de videojuegos, conocidos como FPS en la jerga (‘First Person Shooter’ en sus siglas en inglés) han sido claros dominadores de la pasada generación de consolas. También grandes estrellas en la actual, con superventas de la talla de ‘Call of Duty’ o el regreso de sagas míticas como ‘Doom’. No obstante, no es nada sencillo alcanzar la excelencia en títulos de este tipo, más si prescindimos de modo multijugador en línea.

Caer en el tedio de las constantes tormentas de balas sin ningún tipo de aliciente argumental y con mecánicas repetitivas es una clara probabilidad. Algo que es más habitual de lo que parece y que le ha ocurrido a franquicias reconocidas en su modo campaña. No es el caso de ‘Wolfenstein’, el cual hace uso de una ambientación harto atractiva ya explorada en obras de ficción como ‘El hombre en el castillo’, de Philip K. Dick. Los jugadores se ven envueltos en un mundo en el que los nazis han ganado la Guerra y han impuesto su reinado de terror en todo el mundo. Un argumento ucrónico, es decir, basado en la reescritura de la historia en el que se altera un evento del pasado real.

Para más inri, en esta secuela la acción se traslada a EEUU, ahora conocidos como los Estados Nazis de América, un lugar en el que plantar la semilla de la resistencia. Está liderada por el mentado BJ Blazkowicz, un héroe con razones y motivaciones más que claras: «voy a ser padre y por mis cojones que no voy a criar a mis hijos en un mundo dirigido por estos cabrones nazis». La lista de personajes memorables es alta, empezando por la temible villana, Frau Irene Engel, que tenía el papel de antagonista secundaria en The New Order.

Ahora regresa como villana principal de ‘Wolfenstein II: The New Colossus’, tras la muerte de Wilhelm Strasse, alias general Calavera. Como figura prominente del partido nazi, Frau Engel es madre de seis niños 'arios' a los que ha infundido sus valores ideológicos. Es una persona cruel que trata a los prisioneros de la resistencia con una falta de humanidad absoluta y que reserva un desdén idéntico hacia sus cómplices. También destacan los miembros de la resistencia, personajes a cada cual más bizarro. En este sentido, es loable el trabajo de Machine Games haciendo hincapié en los protagonistas y el argumento con una gran cantidad de horas de vídeo que complementan y oxigenan la acción más salvaje.

Entre las citas memorables de Blazkowicz destaca también «un hacha de mano y un nazi dan mucho juego», perfecta introducción para el jugo del título: la acción. A diferencia de lo que uno pudiera pensar, ‘Wolfenstein II’ no se trata de avanzar disparando a diestro y siniestro. El juego se preocupa por ofrecer diferentes situaciones, e incluso dan pie a la estrategia. No serán pocos los momentos en los que el usuario deberá esconderse, buscar munición o kits médicos y planear su ataque a los comandantes (capaces de llamar a refuerzos) para que la refriega no se le vaya de las manos. Ahora bien, las diferentes formas de asesinar nazis es la verdadera salsa del juego. Aunque el armamento pueda resultar demasiado corto, es diversión pura.

Vuelve a destacar especialmente la escopeta, y en concreto la que porta el protagonista, de nombre ‘Schockhammer’, con hasta 3 cañones e ideal para las distancias cortas. El hacha, por su parte, le permitirá acabar con los enemigos de manera silenciosa, pero las posibilidades se siguen ampliando con un lanzador de combustible explosivo o incluso, entre otros, un láser que convierte a los nazis directamente en cenizas, cenizas nazis. Es en esta variedad unida a las múltiples situaciones guiadas por un argumento que se sigue con gusto donde reside la grandeza de este ‘Wolfenstein II’. El hecho de visitar entornos reales como una desconocida isla de Manhattan o una ciudad de Nueva Orleans convertida en gueto a gran escala, aporta un plus extra a la experiencia de juego. Puede parecer conservador en cuanto a su predecesor, pero esta secuela es todo lo que un seguidor puede pedir.

La inclusión de tareas secundarias durante la aventura para alargar la vida del juego son la guinda de un pastel bien preparado y repleto de sangre nazi, la que va a verter el jugador durante una aventura que es la fusión perfecta entre acción desenfrenada y guion. Un imprescindible de este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos