Egipto al rescate

Assassins Creed Origins. /EL NORTE
Assassins Creed Origins. / EL NORTE

Ubisoft firma con 'Assassins Creed: Origins' una entrega redonda que perfecciona una fórmula exitosa que, sin embargo, corría el peligro de agotarse.

EDUARDO M. ESPALLARGAS

No cabe ninguna duda de que la franquicia 'Assassins Creed' es una de las más exitosa de la pasada y presente generación de consolas. Con ventas millonarios y cerca de la veintena de títulos si tenemos en cuenta las entregas principales y los spin-offs, lo cierto es que es ya historia viva de los videojuegos. Sin embargo, con la política de lanzar un juego al año, la exitosa fórmula estaba al borde del agotamiento. Pese a que los fans se cuentan por miles, cierto estancamiento en las mecánicas y algunos problemas técnicos comenzaron a pasarle factura a la franquicia. Conscientes de la importancia de esta, Ubisoft decidió bajar una marcha y tomarse con más calma el futuro de una marca tan importante. El resultado ha sido 'Assassins Creed: Origins', un título con una ambientación basada en el Antiguo Egipto y que incorpora ciertos toques de rol para perfeccionar la fórmula. Posiblemente, en el pódium de mejores juegos de la saga, y eso no es decir poco.

Había ganas de Antiguo Egipto. Los rumores no eran pocos y estos no hacían más que multiplicar las expectativas. La ambientación histórica siempre ha sido uno de los principales atractivos de los diferentes 'Assassins Creed'. Ya el primero, lanzado en el 2007, sorprendió con un argumento fijado en el año siglo XII, en plena época de las cruzadas. Con el tiempo, el juego ha llevado a los usuarios al Renacimiento ('Assassins Creed II'), la Guerra de la independencia en EEUU ('Assassins Creed III') o la época dorada de los piratas en pleno siglo XVIII ('Assasssins Creed IV: Black Flag'), entre otras. Los marcos históricos de cada entrega podían resultar más atractivos o menos, ya que para gustos, los colores; pero de lo que no cabe duda es del loable esfuerzo de los desarrolladores por ofrecer una experiencia única en el mercado.

Portada del videojuego.
Portada del videojuego. / EL NORTE

Asimismo, otro de los fuertes de la marca es el trasfondo argumental de todos los capítulos: un histórico enfrentamiento entre la Hermandad de los Asesinos y la Orden de los Caballeros Templarios que se ha ido prolongando con el paso de los siglos, de generación en generación. Conscientes del potencial del argumento que sirve de hilo conductor como de la mentada ambientación, desde Ubisoft han querido potenciarlos con la nueva entrega. En el nuevo 'Assassins Creed: Origins' cobran más importancia que nunca, por un lado, por la enorme responsabilidad de recrear una etapa histórica tan atractiva como es el Antiguo Egipto y, por otro, porque en el terreno argumental echan la vista atrás para encontrar el origen de esa Hermandad de Asesinos que da título a la propia saga.

La respuesta a dicho origen se encuentra en el año 48 a.e.c, época dorada de un Imperio egipcio que comenzaba precisamente a tambalearse. Un país en lo más alto pero dividido y plagado de luchas internas por el poder que auguran un futuro incierto para el reino. La línea de los faraones pronto llegará a su fin, los Dioses Antiguos morirán y el estilo de vida egipcio cambiará para siempre. Un punto de inflexión para el orden mundial que llevará al nacimiento de la hermandad de los Assassins. En esta ocasión los usuarios se pondrán en la piel de Bayek, protector de Egipto, a quien le persigue un terrible acontecimiento del pasado al que ahora hará frente.

Una escena del videojuego.
Una escena del videojuego. / EL NORTE

De esta forma y a través de las diferentes misiones los jugadores podrán conocer las raíces de la Hermandad que tantos buenos momentos les ha regalado en el resto de juegos de la saga: sus normas, sus rituales, su modus operandi… Quizás uno de los aspectos más trabajados a nivel de guion es una mejor construcción de los protagonistas, más creíbles y con los que es más fácil empatizar, creando un vínculo jugador-protagonista que en anteriores entregas (salvo quizás con Altair y Ezio Auditore, héroes de las primeras entregas) se había perdido.

Descubrir poco a poco la historia detrás de Bayek y de la propia Hermandad engancha y mantendrá al jugador con ganas de completar cada vez más tareas y misiones. La libertad para escoger el modo y la forma de resolverlas también se ha potenciado, hasta el punto de que la gran cantidad de contenido puede llegar a abrumar. El mapa es el más grande de la saga, con un Egipto cuya recreación pondrá los pelos de punta a cualquier enamorado de la época. De esta forma, los usuarios podrán recorrer el desierto en camello, enfrentarse a peligrosos cocodrilos del río Nilo, visitar las tumbas de Giza o navegar por el Mar Mediterráneo de la época. Descubrir los secretos de los Grandes Pirámides o de los últimos faraones es una auténtica delicia y el nivel de documentación que aporta el juego de manera interactiva es asombrosa.

Quizás una de las mayores novedades de 'Origins' es el conjunto de elementos de rol que introduce en la saga. En su libertad de exploración y progreso, los jugadores irán subiendo de nivel y desbloqueando nuevas habilidades para configurar a Bayek a su gusto, potenciando las diferentes ramas con una gran variedad de opciones. Cada desbloqueo tiene un impacto directo en la jugabilidad y es un incentivo más para seguir progresando. Además, el progreso se ajusta también al equipo que puede llevar Bayek, que como en los juegos de rol más clásicos, se dividirá en objetos cada vez más raros y poderosos tanto a nivel de armamento como de armadura, todo ello perfectamente localizado en la época. Una apuesta que le ha sentado de maravilla a la saga y que, esperemos, marque la línea a seguir en próximas entregas.

Otra escena del videojuego.
Otra escena del videojuego. / EL NORTE

Destaca también la llegada de Senu, una hembra de águila que acompañará a Bayek en su viaje y que puede (y debe) ser controlada por el jugador para explorar el mundo como nunca antes. Su utilidad irá desde identificar objetivos, enemigos o incluso presas que cazar para obtener materiales. Es la herramienta perfecta para planificar la resolución de las misiones y, además, cuenta con sus propias habilidades para terminar de convertirlo en un recurso imprescindible.

A nivel de producción sobra decir que el juego luce espectacular y la música está a la altura del sobresaliente general que ofrece el juego. Un punto en contra es el hecho de que los habitantes que pueblan el mundo de 'Origins' presentan poca variedad de diseños, siendo muy parecidos entre sí o en ocasiones iguales. Lo mismo les ocurre a nivel de voces. Aunque el doblaje al español es notable (y la voz de Bayek, interpretada por Jordi Boixaderas, es buen ejemplo del alto nivel) cabe destacar que, en ocasiones, la inclusión de la actriz Clara Lago como voz de Cleopatra en ocasiones chirría, lo que demuestra que una gran actriz o actor no tiene por qué ser una gran actriz o actor de doblaje.

En cualquier caso, son pequeños detalles para un conjunto muy bien resuelto y conseguido, un título que debe marcar una nueva época para la saga por el acierto de las novedades y el gran nivel general que presenta en todos sus aspectos. 'Assassins Creed Origins' es lo que los fans pedían, y es ahí donde Ubisoft acierta de pleno. Ahora solo queda paladearlo y disfrutar de las arenas de Egipto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos