Donkey Kong vuelve a la acción

Donkey Kong vuelve a la acción

El simio llega para Nintendo Switch y demostrar que los saltos entre plataformas protagonizados por el famoso primate no pasan de moda

EDUARDO M. ESPALLARGAS

La consola híbrida de Nintendo, Switch, ha superado todas las expectativas y se ha posicionado como el último gran éxito de la compañía. La propuesta, una máquina flexible que puede utilizarse en el televisor de casa o en modo portátil en cualquier lugar, ha convencido a crítica y público. Así lo demuestran las casi 20 millones de unidades distribuidas, tal y como ha informado Nintendo en la publicación el pasado mes de abril de sus resultados financieros del año fiscal 17/18, una cifra de récord si se tiene en cuenta que Switch salió a la venta en marzo de 2017. Dicho éxito ha tenido una consecuencia directa, y es el caso de todos esos grandes juegos de la fallida Wii U a los que la compañía nipona quiere dar una nueva oportunidad. De esta forma, no son pocos los 'remakes' que Nintendo está recuperando para nutrir el catálogo de Switch. Una estrategia que ha recibido alguna que otra crítica (los usuarios piden más novedades), pero que permite a esos videojuegos llegar a un público más amplio. Todos ellos lo merecen, como es el caso de la joya de Retro Studios, 'Donkey Kong Country: Tropical Freeze', un deleite para cualquier aficionado al género de las plataformas, y homenaje al primate más famoso del sector.

El personaje comenzó su andadura de la mano del mismísimo Super Mario, allá por 1981, en el famoso videojuego para recreativas 'Donkey Kong'. Por aquel entonces el simpático gorila era el villano, y había secuestrado nada más y nada menos que a la princesa Pauline. Un bigotudo bautizado como Jumpman era el encargado de superar todos los obstáculos para conseguir rescatarla. Es, por tanto, uno de los personajes más clásicos del creador Shigeru Miyamoto, así como uno de los más queridos por los aficionados, debido especialmente a la carrera en solitario que se ha labrado, con videojuegos que marcaron época como el célebre 'Donkey Kong Country' (SNES, 1994) o 'Donkey Kong 64' (Nintendo 64, 1999).

Estos dos títulos, que ya forman parte de la historia de la compañía, fueron obra del estudio Rare, que por aquellos años trabajaba para Nintendo. La huella que dejaron fue imborrable y el listón de los títulos protagonizados por el famoso mono se situó bien alto. Por ello, en el momento que se anunció que los mismísimos Retro Studios se encargarían de un nuevo videojuego de Donkey Kong todos los focos se pusieron sobre ellos. Por un lado, se trataba de los responsables de la magnífica trilogía 'Metroid Prime', por lo que las expectativas estaban muy altas. Por otro lado, tenían la responsabilidad de mantener el listón que fijó Rare con respecto al gorila y sus amigos. El resultado no pudo ser mejor: durante la feria E3 celebrada en Los Ángeles en 2010, Nintendo anunció el lanzamiento de 'Donkey Kong Country Returns', el regreso de la saga tras 14 años.

Fue un deleite para los aficionados gracias a la manera en que Retro Studios capturó la esencia plataformera del original, mientras lo actualizaba con un diseño de niveles más que sobresaliente. Después fue el momento de su secuela, 'Donkey Kong Country: Tropical Freeze', que vio la luz para Wii U en el año 2014, siguiendo la estela de su predecesor pero con nuevas vueltas de tuerca para perfeccionar la fórmula. Fue un título magnífico, impecable en lo visual al ser la primera entrega en alta definición y una nueva demostración del buen hacer de Retro Studios con el género de las plataformas.

El título se centra en la invasión que sufre la isla de Donkey Kong, ocupada de golpe por los Frigómadas, un grupo de criaturas vikingas que quiere hacerse con el hogar del primate y sus amigos. Con el fin de liberarla y recuperar por el camino el mayor número de bananas posibles, el mono se pone manos a la obra, momento en el que comienza una aventura que convierte cada nivel en puro arte jugable. Pantalla tras pantalla, el usuario va disfrutando de un sinfín de situaciones que captan la esencia de los clásicos del género en los 90, con un control muy cuidado basado en realizar los movimientos en el momento justo para superar cada obstáculo. La precisión del jugador resultaba clave en un videojuego que va in crescendo a través de las seis islas que deben recorrer los protagonistas, con un alto nivel de dificultad para gusto de los amantes de los retos.

La excelencia alcanzada merecía llegar al mayor público posible, motivo por el que Nintendo ha querido recuperar el videojuego ahora para Nintendo Switch, lo que no solo convierte el videojuego en opción portátil (poder jugarlo en cualquier lugar es una delicia), sino que aumenta aún más su definición gracias a la potencia de la consola para apuntalar aún más el espectáculo visual que es 'Donkey Kong Country: Tropical Freeze'. Por otro lado, Donkey Kong no está solo en este peligro y cuenta con amigos como Diddy Kong o Dixie Kong, cada uno con sus propias habilidades. Un gran añadido es el modo cooperativo, más accesible que nunca gracias a las opciones de Switch. Basta con compartir un 'Joy-Con' con otro jugador para que este se una a la partida. Una aventura a dobles que hace que la experiencia gane muchos enteros.

Los simios recorren durante el juego frondosas junglas, fases ambientadas en el fondo marino u otros niveles de lo más emocionante sobre raíles en carretilla. No obstante, como habíamos mencionado antes, no es un videojuego fácil por lo que los usuarios menos experimentados, como ya ocurrió con el original, podrían llegar a frustrarse. Pensando en ellos, el estudio responsable ha incluido el modo Funky Kong, más sencillo, para poder disfrutar del título con tranquilidad. El modo perfecto para los amantes de completar el juego al 100%, pues todas las fases están repletas de coleccionables (algunos verdaderamente escondidos), cuya búsqueda alarga la aventura sobremanera.

Con todo, se echan de menos más novedades con respecto al juego que ya se lanzó en 2014. Es evidente que es una gran noticia que 'Donkey Kong Country: Tropical Freeze' llegue a Switch para conquistar a nuevos usuarios, pero la compañía debería haber pensado en los que ya disfrutaron del original. Nuevos niveles o modos hubiesen sido un añadido perfecto, aunque en conjunto es un videojuego sobresaliente y una compra obligada para los amantes del género plataformero, sobre todo si no disfrutaron de Wii U. Por otro lado, sirve para saciar las ganas en lo que llega un nuevo videojuego del primate a la última consola de Nintendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos