Cómo despegarte la arena de la playa y otros usos de los polvos de talco

No todas disponen de duchas y a veces es complicado deshacerse los últimos granitos

EL NORTE

El verano y la playa son inseparables. La playa y la arena también. A veces demasiado inseparables. Sobre todo, si tu playa favorita no dispone de duchas con las que poder lavarse los pies o el cuerpo después de una buena jornada de sol y agua.

Una solución apuntada en un vídeo de youtube tiene a los polvos de talco como protagonistas. Solo hace falta extenderlos sobre la superficie de la piel para que lleven a cabo su función de secado y después se frota con un paño. Hasta los últimos granitos caerán y podrás volver más cómodo a casa.

Además este producto ha sido durante mucho tiempo el aliado ideal para muchas soluciones caseras. Puede que tu abuela conozca algunas de ellas pero en el blog Fabulessly Frugal apuntan 17. El más habitual, echarlo en el calzado para evitar humedad y los malos olores pero también es sorprendente su poder para ayudar a sacar de la ropa manchas tan complicadas como las de aceite (échale los polvos, espera y lávalo a mano) o sangre (forma una pasta con agua y talco, aplica, deja que seque y lava).

También sirven para desliar nudos en cordones, collares y cadenitas. Con unos pocos polvos de talco sobre el lío y frotando suavemente sobre ellos se desharán. También sirven para evitar rozaduras cuando se practica algún deporte, como repelente de hormigas o para secar los libros que se han visto afectados por la humedad.

Fotos

Vídeos