La cura contra la piratería

Puerta del cine
Puerta del cine / El Norte

Puede que ya no nos guste tanto el 'todo gratis', o quizás sea la mentalidad europea haciéndose hueco después de tanto Erasmus y fuga de cerebros. El caso es que cada vez más personas pagan por contenidos online: ya sea música, series y películas, o información

MARA GONZÁLEZ

En España lo queremos todo gratis...¿o ya no? Puede que siempre hayan existido algunas excepciones a esta regla, pero por norma general si el precio a pagar eran 2 minutos cerrando publicidad invasiva- y porno-, ahí estábamos cerrando pestañas a cambio de una película, capítulo o canción en formato .mp3 para llevar en nuestro dispositivo.

Pero ¿qué ocurre cuando nos dan por un precio razonable contenidos audiovisuales con calidad y sin necesidad de esperar semana tras semana a un nuevo capítulo, o a un día y hora de emisión? Pues surge un nuevo modelo de negocio y de usuario gracias al cual según un informa de la Unión Europea sobre la Propiedad Intelectual la piratería retrocedió por primera vez en el 2016.

Cada vez son más las personas que deciden consumir contenidos mediante estas plataformas, aunque hay gente que reconoce haberse unido tras habérseles acabado el mes de prueba, sus argumentos principales son: la calidad y la comodidad de no tener que estar pendiente de enlaces ni de páginas web que no cargan.

Además, añaden que «es mucho mas rápido y te dan la facilidad para poder dejar de verlo y seguir en el mismo punto cuando quieras, e incluso desde otro dispositivo». Tienes en una especie de nube contenido original e ilimitado, y «por 10€ te aseguran la visualización perfecta y la opción de poner subtítulos». Otra ventaja que se suele comentar es que cada capítulo va pasando de forma automática al siguiente.

HBO y Netflix, las principales productoras, también tienen modo offline. Esto te permite una descarga cifrada de sus archivos que sin necesidad de wifi o datos siguen funcionando. Esta opción todavía es algo limitada pero se está trabajando para ofrecer el mayor contenido posible y convertirlo en otro de los motivos 'premium' por el que merecerá la pena pagar. Si buscamos la alternativa nacional, parece que Movistar es la empresa que más apuesta por este nuevo modelo.

Precios y comparativa

En cuanto a las tarifas llama la atención que casi por el mismo precio puedes disfrutar de series y películas, a solo música. Hemos hecho una comparativa de contenido y ofertas entre las principales marcas y este es el resultado:

Comparativa entre Netflix y HBO

Las tarifas de Netflix cambian dependiendo de la calidad y del número de usuarios simultáneos de forma que la más barata tendría calidad estándar y un solo usuario; y la más cara, calidad 4K y 4 usuarios.

Comparativa entre Spotify y Deezer

En cuanto a las plataformas de música existen más diferencias. Spotify ofrece más promociones y ofertas, si somos estudiantes lo tendremos a mitad de precio y este verano ofrecieron 3 meses por 1€. El pack familia permite 6 usuarios pero requiere la misma IP, es decir los perfiles deben estar en la misma casa. Deezer por su parte, dispone de un abanico de ofertas más cerrado pero ofrece una calidad de audio superior, *ya que por 14,99€ brinda al usuario 1411 kbps y en el móvil la versión gratuita es mucho más flexible y abierta que Spotify.

Transformación audiovisual

La proliferación de estas plataformas y el aumento en su consumo ya ha hecho temblar a algunos profesionales de la industria como Almódovar, que no hace mucho tiempo ponía sobre la mesa el debate sobre si era justo que una película de Netflix compitiese con una de producción tradicional. Y sin ir más lejos este fin de semana, el director Christopher Nolan declaraba lo siguiente en una entrevista para El Mundo:

«¿A quién le importa Netflix? No creo que afecte a nada, no es más que una moda, una tormenta en una taza de té. (...) Lo que ha definido siempre una película es que se vea en un cine. Ni más ni menos. Así que el hecho de que Netflix esté haciendo películas para televisión y que compitan en los Oscar o en el Festival de Cannes sólo significa que utiliza el cine como un arma de promoción. Y no pasa nada, pueden hacerlo. Eso sí, si yo dirigiera un festival de cine no las aceptaría porque no son películas»

Todavía está por ver hacia dónde se dirige este nuevo negocio y cómo será el perfil de sus usuarios, mientras tanto me temo que nuestras conversaciones seguirán alertando de spoilers y debatiendo sobre qué casa (si Netflix o HBO) merece más la pena pagar.

Fotos

Vídeos