Condenado a once años de internamiento por pegar y violar a su madre adoptiva en Málaga

Condenado a once años de internamiento por pegar y violar a su madre adoptiva en Málaga

El procesado, al que se absuelve por la enfermedad psíquica que padece, tendrá que indemnizar a la víctima con 12.490 euros

ALVARO FRÍAS

Los magistrados de la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Málaga han condenado a un hombre por agredir y violar a su madre adoptiva, de 76 años. Debido a la enfermedad psíquica que padece, la sala le absuelve, aunque ordena su internamiento en un centro durante once años, según se recoge en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico.

El procesado, vecino de un pueblo malagueño y de 40 años, está diagnosticado de esquizofrenia desorganizada, trastorno mixto de la personalidad y déficit de control de los impulsos. De hecho, antes de que ocurrieran los hechos había precisado de varios ingresos urgentes e involuntarios en la unidad de agudos debido al abandono del tratamiento y el fracaso del control ambulatorio. Uno de ellos ocurrió un mes antes de los hechos de los que se acusa al procesado, en noviembre de 2015, siendo ingresado este hombre en el Hospital Civil, donde habría protagonizado varios episodios violentos. Varias semanas después fue dado de alta y regresó al domicilio familiar.

Siempre según se recoge en la sentencia, en la madrugada del día 1 de diciembre de 2015 el procesado sufrió un cuadro de descompensación đe su patología. Sobre la una, el hombre estuvo deambulando por el pueblo, provocando un incidente al lanzar piedras en la vía pública contra una vivienda, teniendo que llegar a intervenir la Guardia Civil. Un par de horas más tarde, el acusado fue a su casa, «preso de gran excitación», reclamando que tenía que cenar. Entonces su madre adoptiva no salió de su cuarto al percatarse del estado de su hijo y por temor a ser agredida.

El hombre, «rotos los frenos del control de sus impulsos y en estado de gran irritabilidad y agresividad», provocó varios destrozos en la casa. «En estado de completa enajenación, habiendo desarrollado un fuerte sentimiento de animadversión hacia su madre, se despojó de la ropa y propinó una patada a la puerta de la habitación de su madre, accediendo a su interior desnudo», se apunta.

En la sentencia se explica que entonces le propinó numerosos golpes a la mujer, que estaba acostada en la cama, a la que dijo: «Puta, te tengo que matar de una manera u otra». Tras ello, la sujetó el cuello y le colocó una almohada sobre la cara. La mujer trató de defenderse tirando del pelo y lanzando patadas a su hijo para que la soltase, algo que finalmente consiguió. Fue después cuando abusó sexualmente de ella, hasta que cayó al suelo, momento en el que el hombre salió de la habitación y se marchó de la casa.

Sin poder levantarse, la madre del procesado llamó desde el móvil al 112 sobre las 03.30 horas, por lo que la Guardia Civil se desplazó hasta la vivienda. Tras entrar por una ventana, lograron socorrerla. Se encontraba semidesnuda y presa de un gran nerviosismo, relatándoles lo que había ocurrido, para luego ser atendida de los diversos hematomas y erosiones que presentaba. En cuanto al acusado, fue localizado por los agentes de la Benemérita al día siguiente en un pueblo cercano. Fue ingresado en un centro hospitalario por la descompensación psicopatológica y, una vez recibió el alta, trasladado a prisión.

Pese a la enfermedad del procesado, la Fiscalía solicitó su internamiento durante 18 años en un centro adecuado para su tratamiento debido a la «peligrosidad criminal» del acusado. El Ministerio Público entendía que era autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de violación, por lo que también reclamaba una indemnización de 3.490 euros.

Acusación particular

Por su parte, la acusación particular, ejercida por el letrado Diego Narbona en representación de la madre del procesado, coincidió con lo solicitado por parte del Ministerio Público, aunque elevó la indemnización hasta los 30.490 euros.

Finalmente, los magistrados de la Audiencia Provincial plasman en la sentencia la absolución del acusado, debido a la citada enfermedad que padece, de las lesiones y la violación que realizó a su madre, concurriendo la agravante de lugar, al producirse en el domicilio de ambos, y la de parentesco. Así, por el primero de los delitos se ordena un año de internamiento para tratamiento médico en un centro penitenciario adecuado a su afección y, por el segundo, otros diez años más.

Además, se le prohibe acercarse y comunicarse con su madre. Según se recoge en la sentencia de la Audiencia malagueña, se impone también el pago de una indemnización a la víctima de 12.490 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos