Uno de cada cinco jóvenes asegura pertenecer a una ideología extremista

Uno de cada cinco jóvenes asegura pertenecer a una ideología extremista

El 77% opina que «los políticos buscan antes sus propios intereses que el bien de los ciudadanos», según un informe de la Fundación SM

JAVIER DE IRUARRIZAGAMadrid

La polarización política de los jóvenes ha aumentado en los últimos años. El 22% de ellos, uno de cada cinco, se sitúa en uno de los extremos del espectro, ya sea a la izquierda o a la derecha, según el informe Jóvenes españoles entre dos siglos (1984-2017), presentado este martes por la Fundación SM.

En general, el interés por la política ha aumentado desde 2010. Entonces, el 56% de los encuestados aseguraba: «La política no tiene nada que ver conmigo, no afecta para nada mi vida privada». Esa afirmación hoy la suscribe sólo el 43%, pero con la tendencia a una mayor radicalización. «Está existiendo una polarización de la ideología juvenil y se vuelve a pensar en términos 'izquierda' y 'derecha'», apunta Juan María González, autor del informe. Así, la extrema izquierda ha pasado de un 11% a un 15% en estos seis años, un crecimiento superior al que tuvo en las últimas dos décadas, cuando pasó del 10% en 1989 a un 11,8% en 2010. La derecha, por su parte, aunque aumenta más moderadamente, lo hace más rápido en los últimos seis años que en los anteriores veinte. A partir de estas cifras, el informe señala que se evidencia una «radicalización ideológica a uno y otro lado del espectro político», así como la «resurrección» de estos conceptos, que se creían «obsoletos».

Sin embargo, este creciente interés contrasta con la falta de participación juvenil en la política. El 77% de los encuestados cree que «los políticos buscan antes sus propios intereses que el bien de los ciudadanos», y sólo el 11% siente que «los políticos tienen en cuenta las ideas e inquietudes de los jóvenes».

El estudio, el noveno desde 1982, busca conocer y analizar la realidad de la población entre 15 y 24 años para orientar la toma de decisiones en sistemas educativos y culturales. De acuerdo a sus conclusiones, los jóvenes se consideran principalmente «consumistas» (51%), «rebeldes» (47,8%), «demasiado preocupados de su imagen» (47,3%) y algo «egoístas» (35%), aunque también «indignados por la situación sociopolítica» (32%). La familia es «muy» o «bastante» importante para el 97% de ellos y es el lugar donde en mayor medida se dicen «las cosas más importantes en cuanto a ideas e interpretaciones del mundo». Además, la tendencia a elegir el matrimonio con una convivencia previa con la pareja sigue siendo la opción preferida (32%), pero ha disminuido ante el aumento de la cantidad de jóvenes que no saben aún lo que harán (29%).

En cuanto a la religión, entre los años 1994 y 2017, el 43% de los jóvenes dejaron la categoría de «católicos»; una fuga de casi la mitad del catolicismo de este segmento en sólo 23 años. En el mismo sentido, aumenta el número de los que se declaran «agnósticos», que se duplica de 2005 a 2017 y pasa de un 7% a un 14%, y sobre todo, el de los «ateos», que crece de un 7% en 1994 a un 24% en el actual informe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos