2016 supera a 1998 como año más cálido en 38 años de datos de satélite

Dos turistas se fotografían ante un termómetro en Valencia.
Dos turistas se fotografían ante un termómetro en Valencia. / Juan Carlos Cárdenas (Efe)
  • En ambos casos se da una causa fácilmente identificable para esa anomalía: el poderoso fenómeno de calentamiento El Niño en el Océano Pacífico

El año 2016, a nivel mundial, superó a 1998 en 0,02 grados Celsius para convertirse en el año más cálido en el registro de temperatura por satélite de 38 años, según ha señalado el director del Earth System Science Center de la Universidad de Alabama en Huntsville, John Christy.

Debido a que el margen de error es de alrededor de 0,10 grados Celsius, esto sería técnicamente un vínculo estadístico, con una mayor probabilidad de que 2016 fuera más cálido que 1998. La principal diferencia fue el calor adicional en el Hemisferio Norte en 2016 comparado con 1998.

"La pregunta es, ¿el calor récord de 2016 significa algo científicamente? -ha explicado Christy- 1998 y 2016 son anomalías, atípicos, y en ambos casos tenemos una causa fácilmente identificable para esa anomalía: Un poderoso fenómeno de calentamiento El Niño en el Océano Pacífico. Aunque El Niño es un evento climático natural, es transitorio. En el estudio del clima, estamos más interesados en identificar con precisión las tendencias a largo plazo de la temperatura que con los picos e inmersiones a corto plazo, sobre todo cuando los picos y las inmersiones se han identificado fácilmente con las causas naturales".

"Desde el punto de vista de largo plazo, el récord de 2016 puede ser menos notable que cuando la temperatura de mes a mes se establece entre los eventos de calentamiento y enfriamiento", ha añadido.

Los instrumentos basados en satélites miden la temperatura de la atmósfera desde la superficie hasta una altitud de unos ocho kilómetros sobre el nivel del mar. Una vez que los datos mensuales de temperatura se recogen y procesan, se colocan en un archivo "público" para su acceso inmediato por científicos atmosféricos en todo el mundo.