De Choco Krispies al All-Bran, 40 años desayunando cereales en España

La planta de Kellogg en Tarragona produce cereales de desayuno para más de 20 países de Europa y Oriente Medio

EL NORTE

Kellogg, con marcas como Special K, All-Bran o Choco Krispies, celebra 40 años en España dando de desayunar a los consumidores españoles y desde que desembarcara en 1977 con la categoría de cereales de desayuno, ha contribuido a concienciar sobre la importancia del desayuno.

Desde entonces la multinacional no ha dejado de apostar por la innovación, invirtiendo en marcas tan reconocidas como Special K, All-Bran, Choco Krispies o Corn Flakes de Kellogg's, y de animar los desayunos con sus mascotas: el tigre Tony de Frosties, la rana Dig'em de Smacks y Coco de Choco Krispies, que ya forman parte de nuestros recuerdos de infancia y de los hábitos de alimentación diarios de los españoles.

En la categoría de cereales, Kellogg ha apostado por ampliar durante estos años su gama de productos con la comercialización en España desde 1999 de las barritas de cereales para otros momentos del día, como las de Special K.

La multinacional fortaleció su portafolio de productos con la adquisición en 2012 de la marca Pringles, lo que le permitía entrar en la categoría de snacks salados, un negocio que ha llegado a crecer con porcentajes de doble dígito durante los últimos años.

Dentro de la aportación de Kellogg a la economía nacional, la multinacional cuenta desde 1980 con una planta de producción en España, que está situada en Valls (Tarragona), en la que se elabora una amplia gama de cereales de desayuno para los mercados de más de 20 países europeos y de Oriente Medio, además del español.

En concreto, esta planta cuenta con una capacidad de producción de 80.000 toneladas anuales, lo que supone más de 213 millones de paquetes de cereales al año. Además, debido a su ubicación, durante décadas Kellogg ha utilizado arroz producido en España como materia prima para la elaboración de cereales de desayuno, entre otros Choco Krispies y Special K.

En la actualidad, Kellogg es un generador de empleo, ya que en España cuenta con una plantilla de 400 personas, de las cuales 300 están en la planta de Valls y el resto en la oficina comercial en Madrid, a los que hay que sumar miles de empleos indirectos generados en la plataforma logística, transporte, proveedores de diferentes materias primas y servicios, etc.

COMPROMETIDOS CON LA SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL Y LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE

En 2012, Kellogg puso en marcha en España el programa Origins, con el objetivo de optimizar los recursos, mejorar la rentabilidad y reducir el impacto medioambiental de los cultivos de arroz. Así ayuda a los agricultores de la región del Delta del Ebro y de la zona arrocera de Valencia a utilizar las mejores prácticas agrarias en sus arrozales, compaginando sus intereses con los de su entorno.

La sostenibilidad medioambiental y la lucha contra el hambre son los ejes sobre los que Kellogg trabaja dentro de su iniciativa global de responsabilidad corporativa 'Breakfasts for Better Days'. Así en España en 2011 se implantó el programa 'Todos a Desayunar' con el objetivo de ofrecer cada mañana un desayuno completo en el colegio a niños de 3 a 12 años que por su situación socioeconómica acuden a clase sin desayunar.

Durante el pasado curso escolar más de 1.000 niños han desayunado cada mañana en España gracias a este programa en el que participan 15 colegios repartidos por nueve ciudades españolas.

Kellogg lleva más de un siglo ofreciendo alimentos de alta calidad compatibles con un estilo de vida sano, que nutren a las familias para que puedan crecer y prosperar en más de 180 países en todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos