Una momia, en un TAC.
Una momia, en un TAC. / Patricia Mora

Momias en el escáner

  • La Universidad de Jaén se convierte en el primer centro extranjero en aplicar un TAC a restos hallados en las excavaciones

Se usan con frecuencia en los hospitales, pero posiblemente los doctores no hayan tenido nunca la oportunidad de atender a tan ancianos pacientes. Científicos de la Universidad de Jaén (UJA) han sometido a un TAC a cinco momias localizadas en la necrópolis de Asuan (Egipto) a fin de analizarlas de forma no destructiva y poder analizar su edad, parámetros físicos o incluso determinar ciertos aspectos de su vida. Se trata de la primera vez en la historia que una misión extranjera ha podido aplicar esta tecnología TAC a las momias halladas en sus excavaciones.

Los análisis, según han explicado desde la UJA, han sido realizados en el Hospital Universitario de Asuán, contando con la presencia del director del proyecto Qubbet el-Hawa, el profesor de Egiptología Alejandro Jiménez. Los cuerpos no han tenido que desprenderse de su envoltura original de vendas de lino utilizadas en el proceso de momificación.

La técnica de la tomografía computerizada, realizada con la última tecnología en escáneres (100 cortes) permitirá a los investigadores poder estudiar sin dañar las momias diferentes aspectos como la edad, las posibles patologías que sufrieran en vida, los amuletos u objetos de adorno que pudieran portar, las técnicas de momificación y cualquier aspecto ritual que contengan.

"Antes de los análisis, conocíamos sus nombres y su sexo gracias a las inscripciones que portaban los sarcófagos en los que fueron enterradas, pero poco más", y "a partir de los análisis, esperamos reconstruir aspectos sobre la vida y la muerte en el Egipto faraónico de hace más de 2.500 años", explicó Jimenez, que detalló que hasta ahora solo el antiguo director del Ministerio de Antigüedades egipcio, el conocido Zahi Hawas, había realizado este tipo de análisis en Egipto con anterioridad. El proyecto ha sido posible gracias al convenio firmado el pasado año entre las Universidades de Asuán y Jaén, aunque en el mismo participa el equipo de antropología de la Universidad de Granada, encabezado por Miguel Botella, Inma Alemán y Ángel Rubio, que serán los encargados de analizar los resultados de la prueba.

La misión arqueológica que dirige la Universidad de Jaén en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, frente a la ciudad egipcia de Asuán, se encuentra realizando su novena campaña de excavaciones, que se prolongará hasta el 17 de marzo. En total, el equipo multidisciplinar que dirige la UJA está formado por una treintena de investigadores, principalmente pertenecientes a la propia Universidad de Jaén, Granada, Autónoma de Madrid, Alcalá de Henares, Londres, Carlos de Praga y Lovaina (Bélgica). Los trabajos arqueológicos, con financiación de un proyecto I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad, pueden seguirse desde un diario de campaña en la web del proyecto.