La marmota Phil sí ve su sombra y vaticina seis semanas más de invierno

video

La marmota Phil. / Reuters

  • El roedor más famoso de Punxsutawney (Pensilvania) augura para este año un retraso de la primavera

La marmota Phil, el animal meteorólogo más famoso del mundo, sí ha visto este jueves su sombra al salir de su guarida en Punxsutawney (Pensilvania), y con ello vaticinando según la tradición popular que aún quedan seis semanas más de invierno en Estados Unidos.

Miles de personas se han reunido como cada 2 de febrero a primera hora de la mañana en Gobbler's Knob, una colina a las afueras de Punxsutawney, para así ver en directo el pronóstico de la famosa marmota. El presagio de Phil durante el acto para 2017 ha contrastado con el de 2016, cuando no vio su reflejo opaco y presagió una primavera cercana.

Desde que se instauró oficialmente esta tradición en 1887, Phil no ha visto su sombra 18 veces y sí la ha observado en 103 ocasiones, incluyendo la de este año. Con sus tradicionales chisteras negras, los maestros de ceremonia sacan cada año a tal mascota de su jaula de tronco de árbol mientras los asistentes, entre ellos muchos niños a hombros de sus padres, gritan entusiasmados "¡Phil, Phil!".

La película 'Groundhog Day' ('Día de la Marmota', 1993), protagonizada por Bill Murray, dio fama mundial a esta fiesta de Punxsutawney y a la marmota Phil. Pero Phil no es la única marmota meteoróloga, pues otros lugares de Norteamérica tienen la suya propia: General Beau Lee (Atlanta), Wiarton Willie (Ontario, Canadá), Sir Walter Wally (Raleigh, Carolina del Norte), Jimmy (Wisconsin), Chuck (Nueva York), Birmingham Bill (Birmingham, Alabama) y Potomac Phil, una marmota disecada, en Washington D.C.

Los mitos sobre meteorología

En el siglo quinto, los celtas creían que los animales tenían ciertos poderes sobrenaturales entre el equinoccio de invierno y el solsticio de primavera, cuarenta días después de Navidad y cuarenta días antes de Pascua. Y según la tradición alemana y francesa, cuando las marmotas y los osos salían de sus guaridas de invierno demasiado pronto, se asustaban de su propia sombra y volvían a recogerse durante cuatro o seis semanas.

En el calendario litúrgico cristiano, el 2 de febrero es la Fiesta de la Candelaria o de la luz. Numerosos refranes europeos hablan de que si en esta fecha hay un día soleado, se debe esperar un largo invierno. Es cierto que un cielo despejado -con sol, que proyecta sombras como la de Phil- apunta a viento frío del norte. Phil puede servir como oráculo de primavera, pero científicamente el propósito real de la marmota no es saber cuánto queda de invierno, sino iniciar su ritual de apareamiento; está empezando a buscar pareja.

"Muchas marmotas machos salen de su madriguera pero no ven su sombra", comentó Stam Zervanos, profesor emérito de biología en la Universidad Estatal de Pensilvania Berks (en Reading). "En esta época del año, los machos salen de sus madrigueras para iniciar la búsqueda de hembras", explicó recientemente en una entrevista. "Las hembras salen probablemente siete días más tarde y se quedan en las afueras de su madriguera o tal vez en el interior", agregó. Después de que los machos determinen donde están las hembras, ambos sexos regresan a sus madrigueras de invierno y pasan un poco más de tiempo en hibernación.

"En marzo, todos salen juntos, y ahí es cuando se produce el apareamiento", declaró en su entrevista a National Geographic. "Los machos saben exactamente donde están las hembras son, por lo que el apareamiento puede ocurrir muy rápidamente", aseveró Zervanos, quien corroboró que el origen del Día de la Marmota es europeo; se relaciona con la Candelaria, una fiesta germana de mediados de invierno que tenía a un erizo como su meteorólogo.