Ciegos y sordos sólo necesitarán un informe médico para casarse en casos «muy excepcionales»

Un hombre ayuda a un invidente a reconocer una maqueta.
Un hombre ayuda a un invidente a reconocer una maqueta. / Jesús Andrade
  • Se modificará la Ley de Jurisdicción Voluntaria que incluye a personas con diferentes grados de minusvalías

El pleno del Congreso ha decidido por unanimindad tramitar una proposición legislativa del PP para modificar la Ley de Jurisdicción Voluntaria y poder restringir así a casos "muy excepcionales" el informe médico requerido a personas sordas y ciegas para poder casarse. No obstante, la mayoría de la oposición ha reprochado al PP sus "atajos", "prisas" y "abusos de la mayoría absoluta" al reformar esa ley en 2015, lo que implicó cambios en el artículo 56 del Código Civil de manera que, a partir de julio próximo, se pasa a requerir a las personas con discapacidad sensorial un dictamen médico para contraer matrimonio.

El artículo dictamina que, si alguno de los contrayentes está afectado "por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales", el secretario judicial, notario, encargado del Registro Civil o funcionario que tramite el acta o expediente exigirá dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento.

Los grupos han coincidido en que esto vulnera gravemente la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, suscrita por España, y atenta contra su dignidad. La redacción sugerida por el PP aclararía que "solo en el caso excepcional" de que alguno de los contrayentes tenga "una condición de salud que, de modo evidente, categórico y sustancial, pueda impedirle prestar el consentimiento matrimonial" se recabará dictamen médico.

En nombre del PP, el diputado Ignacio Tremiño, que se desplaza en silla de ruedas debido a una discapacidad, ha argumentado que la redacción actual del artículo 56 del Código Civil podría generar "problemas interpretativos", aunque ha recordado una circular de la Dirección General de los Registros y del Notariado de diciembre pasado para "evitarlo" A pesar de todo, el PP cree necesario "modificar" la ley con el fin de suprimir las posibles restricciones legales para el matrimonio de esas personas, adaptar así el ordenamiento jurídico español a la convención citada y atender las demandas de las organizaciones de personas con discapacidad.

Por Unidos Podemos, Jaume Moya, que ha pedido la inclusión de la lengua de signos en la Constitución, ha replicado a Tremiño que no cabe alternativa de interpretación de ese artículo del Código Civil, sino que se trata de una "auténtica chapuza" legislativa del "rodillo del PP". El portavoz del PSOE, Joan Ruiz, ha pedido explicaciones reiteradamene al PP de por qué se introdujo la exigencia de ese certificado o "permiso" para casarse, y ha interpretado la iniciativa legislativa como una "rectiticación" después de que los socialistas registraran una iniciativa similar. El de Ciudadanos, Marcial Gómez, también ha dado la bienvenida a la "rectificación" y ha pedido la comparecencia de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en la Comisión de Políticas Integrales de Discapacidad.

Formaciones como PDeCAT o ERC han anunciado enmiendas orientadas a que las personas con discapacidad sensorial no necesiten la presencia de testigos para otorgar testamento o escrituras públicas ante notario, en aras de preservar su intimidad.