Vacían la UCI de neonatos de La Paz para descontaminar por un brote bacteriano

Exterior del Hospital Materno-Infantil de La Paz.
Exterior del Hospital Materno-Infantil de La Paz. / Archivo
  • La bacteria ha afectado a 51 niños, de los cuales 27 han tenido alguna infección leve

  • La mayoría han evolucionado favorablemente aunque un bebé prematuro murió, si bien no puede establecerse que la bacteria fuera causa directa

La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de neonatos del Hospital de La Paz se ha "vaciado" para proceder a su limpieza intensiva con peróxido de hidrógeno vaporizado al detectarse la presencia de una bacteria denominada Serratia, han informado este martes a Europa Press fuentes del centro. La bacteria ha afectado a 51 niños, de los cuales 24 estuvieron en contacto con la bacteria (colonizados) y sólo 27 han tenido alguna infección, generalmente leve como conjuntivitis. Permanecen ingresados 11 niños que portan la bacteria pero no tienen infección.

La mayoría de los niños afectados por este brote han evolucionado satisfactoriamente y se encuentran de alta en sus domicilios, si bien, uno de ellos falleció con una probable asociación a la sepsis por Serratia, aunque "no se puede establecer que esta que sea la única causa ya que se trata de un prematuro de 25 semanas de gestación, un peso inferior a mil gramos y otras patologías asociadas a la prematuridad", indica el centro. Además, presisan que la unidad pacientes de "altísima complejidad y muy bajo peso que suelen presentar procesos graves y pluripatológicos". A pesar de ello, añaden que la mortalidad media de este servicio se encuentra en los estándares internacionales.

Desde el hospital indican que la descontaminación está en proceso de completarse, pues la semana pasada se decidió trasladar a los niños de la UCI a otras dependencias de la sección infantil del centro, y prevén que en los próximos días quede completada, según ha adelantado este martes la Cadena Ser.

Desde el centro aseguran que el hospital ha adoptado todas las medidas establecidas para el "control" al detectar el brote de la bacteria y evitar así su propagación. Así, explican que en junio de 2016 se detectó un incremento de aislamientos por encima de lo esperado de Serratia marcescens, una bacteria habitual en la flora intestinal de todas las personas, que puede ocasionar infecciones en pacientes cuyo sistema inmunitario está debilitado.

Por ello, el hospital adoptó varias medidas desde el inicio para erradicar la bacteria. Se aisló a los niños afectados por el brote en boxes atendidos con personal exclusivo para ellos, se limitó el acceso a la unidad y se procedió a la desinfección de espacios y materiales de la unidad. También se tomaron medidas organizativas como la realización de una reunión diaria multidisciplinar y la organización de más de 12 sesiones informativas para el personal de enfermería y personal facultativo.

Además, el Servicio de Medicina Preventiva ha recogido más de 231 muestras ambientales y la mayoría "han sido negativas". Por ello, se tomó la decisión de "reducir los ingresos a lo estrictamente necesario" para evitar contagios, y se trasladó a ocho niños nacidos y a tres mujeres embarazadas de alto riesgo para realizar el parto en otro hospital de la red sanitaria y evitar la derivación posterior del niño.

Una bacteria muy frecuente

A su vez, el centro detalla que las infecciones hospitalarias se dan en todos los centros y que la Serratia es una de las bacterias más frecuentes que pueden causarla.

También aseguran que internacionalmente está reconocido que entre un 5 y un 10% de los pacientes que ingresan en un hospital desarrollan una infección nosocomial. Así, la prevalencia de las infecciones en unidades de cuidados intensivos es del 20%, recuerdan.