Su padre, el mejor regalo para Paloma

  • El vídeo del reencuentro del militar Jesús Larios con su hija se ha popularizado en poco tiempo

Paloma, una niña de Morón de la Frontera (Sevilla) que el pasado jueves celebraba su octavo cumpleaños, no se esperaba que en una enorme caja estaba el mejor regalo que podía recibir: su padre, un militar al que su destino en África le tiene separado de ella varios meses al año.

Su progenitor es Jesús Larios, un sargento del Ejército del Aire que lleva algún tiempo destinado en la República de Yibuti, dentro de la serie de misiones internacionales que luchan contra la piratería en el Cuerno de África, y lo que fue "una forma de que mis amigos y familia supiesen que estaba en casa", como explica a Efe, se ha convertido en un vídeo que, desde su perfil de Facebook, ha sido visto ya por más de seis millones de personas.

Se trata de un vídeo de poco menos de dos minutos en el que se ve a Jesús todavía con el uniforme militar llegando a la casa en la que se celebra el cumpleaños, saludando primero, apresuradamente, a su mujer, Paloma, para luego sentarse en el suelo y ser tapado con una gran caja de cartón envuelta en papel de regalo. Lo que se ve a continuación es a su hija Paloma entrando en el salón con una decena de niños de su edad, que le ayudan a desenvolver el enorme regalo, y a la niña llorando y abrazada a su padre, que solo unas horas antes había hablado con ella por teléfono para lamentar que no podía ir a su cumpleaños por estar en su destino laboral, a casi 6.000 kilómetros.

Sin embargo, todo estaba planeado con mimo, ya que "efectivamente estaba en Yibuti, pero tenía que coger el avión para volver a casa, con tantas prisas que cuando se empieza a grabar el vídeo hace 15 minutos que estoy en suelo español, con el tiempo justo para llegar desde el aeropuerto de la base de Morón a casa y darle la sorpresa a la niña". Lo que ha pasado desde entonces, Jesús asegura que se le ha ido de las manos, siempre en positivo: "casi no puedo ir por la calle, porque me paran como si fuese el alcalde, me felicitan, y me dicen que se han emocionado con el vídeo y que les ha encantado la sorpresa que le di a la niña".

Las cifras son las que cualquier agente de publicidad quisiera para un producto que quiere promocionar en la conocida red social, ya que aparte de los más de seis millones de visitas ha sido compartido -a día de hoy- por 75.286 usuarios, y contando con 2.976 comentarios de usuarios, pasando además de ser un usuario "anónimo" a contar con casi 3.000 seguidores. "Creo que lo que ha pasado es que la gente está harta de escuchar malas noticias, de ver solo penas y cosas malas, y cuando han visto algo así se han visto reflejadas en algo bonito, y de ahí el éxito que ha tenido", explica este militar, que admite que le rondaba la idea por la cabeza tras ver algunas historias similares organizadas por compañeros de profesión de Estados Unidos, e incluso vídeos en los que se ve a mascotas entusiasmadas cuando sus propietarios les reciben tras mucho tiempo sin verles".

Eso sí, la emoción de la escena sigue cuando se apaga la cámara, ya que "cuando me levanto y salgo de la caja seguimos abrazados, la niña sigue llorando, y es muy emocionante", todo ello ante la sorpresa de muchos de los presentes en la sala, ya que "los niños no lo sabían, y muchas de las personas mayores tampoco, porque queríamos que fuese una sorpresa para todos, pero sobre todo para la niña".

Las reproducciones del vídeo no paran, y Jesús tendrá ahora varios meses para disfrutarlo, ya que su buen trabajo en tierras africanas le ha supuesto el premio de descansar junto a su familia en Morón de la Frontera al menos hasta el próximo julio, tiempo más que suficiente para seguir contando a decenas de personas cada día cómo ideó una sorpresa para su hija que será muy difícil de olvidar para sus protagonistas.