Una pareja de recién casados camina por un parque de Estambul en una imagen tomada el domingo.
Una pareja de recién casados camina por un parque de Estambul en una imagen tomada el domingo. / AFP

La nieve viaja al sur

  • La ola de frío que ha congelado Europa oriental desciende a latitudes inéditas y deja copos hasta en el desierto de Libia

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

E s probable que dentro de unas décadas los descendientes de los actuales habitantes del desierto de Libia se queden con los ojos como platos al escuchar de boca de sus mayores el relato de aquel mes de enero de 2017 en que la arena se cubrió de blanco. La ola de frío siberiano que ha azotado los últimos días la parte más oriental de Europa ha dejado unas cuantas estampas inéditas, entre ellas la de la nieve cayendo en el desierto libio. «Había oído hablar de nevadas en Argelia, pero nunca hasta ahora habían llegado hasta Libia, lo que demuestra que el frente siberiano ha tenido un comportamiento excepcional y ha descendido hasta latitudes muy bajas», observa Margarita Martín, delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las olas de frío siberiano son relativamente habituales en Europa central. El pasillo que abren los vientos de componente nordeste hace posible el descenso del aire gélido a través de los Urales y la estepa rusa hasta alcanzar la zona central del continente. Eso explica que durante los últimos días se hayan alcanzado mínimas del orden de los 25 grados bajo cero en Polonia, Hungría o Alemania. «Ha sido una entrada de aire polar de bastante magnitud, aunque fenómenos así se producen cada tres o cuatro años en Europa central», precisa José Miguel Viñas, responsable de la web ‘divulgameteo.es’ y vicepresidente de la Asociación de Comunicadores de Meteorología. Lo que ya no es tan habitual, añade el meteorólogo, es que el chorro siberiano alcance el área meridional del Mediterráneo y deje nevadas tan copiosas como las de los últimos días en zonas del sur de Italia, Grecia y Turquía. «Eso sí ha sido realmente excepcional», confirma Viñas.

España, bajo la influencia de un anticiclón, se ha librado esta vez de un fenómeno que ha dejado un reguero de muertos allá por donde ha pasado. El desplome de las temperaturas se ha cebado sobre todo entre las personas sin hogar: las víctimas mortales se cuentan por decenas en países como Polonia, Hungría e Italia, donde los servicios de acogida se han visto en ocasiones desbordados para atender a los indigentes. En el país transalpino muchos colegios de las regiones más meridionales tuvieron que interrumpir sus clases ante el brusco descenso de los termómetros. Las navieras también suspendieron todos los enlaces entre la península y las islas. En Roma el aire gélido propició escenas que parecían sacadas de una película, entre ellas la del agua congelada en lugares tan simbólicos como la Fontana de Trevi o la fuente de la Plaza Navona.

El Danubio, la espina dorsal de Europa central, ha sido la puerta de entrada del chorro de aire siberiano hacia el sur. Las aguas del río al que Claudio Magris dedicó el más señero de sus libros han estado congeladas a su paso por ciudades como Budapest, una estampa que no se suele ver todos los inviernos. Aunque los húngaros están algo más habituados al frío que sus vecinos del sur, no han podido evitar que la cifra de víctimas mortales se haya duplicado. Según comunicó una ONG que opera en Budapest, los fallecidos este invierno a causa de las bajas temperaturas ascienden ya a 80, cuando el año anterior por estas fechas no habían pasado de 45.

Todavía es pronto para saber si la ola de frío, que comenzó a remitir ayer, marcará alguna efeméride meteorológica. En Polonia se ha llegado a hablar de mínimas por debajo de los 40 grados bajo cero, extremo que no ha podido ser confirmado. Lo que sí es cierto es que los polacos han vivido uno de los fines de semana más fríos de los que tengan memoria. La Policía de Varsovia ha lanzado constantes avisos por radio pidiendo a la población que adopte cautelas ante la amenaza de las bajas temperaturas. Los agentes han efectuado patrullas específicas para localizar y trasladar a refugios a los indigentes.

Ciclistas en Moscú

Donde el frío ha sido más intenso ha sido en Rusia. En Klin, que está unos cien kilómetros al norte de Moscú, se midieron el sábado por la noche 39,5 grados bajo cero. Las temperaturas siberianas, sin embargo, no cogen desprevenidos a los compatriotas de Putin, capaces de darse un baño en cualquier río helado o de organizar una marcha ciclista en pleno episodio glacial. Unos quinientos moscovitas completaron el fin de semana un recorrido de quince kilómetros por las calles de la capital rusa a pesar de que el termómetro marcaba 25 grados bajo cero.

Estambul vivió ayer su tercer día consecutivo de nieve, lo que agravó los problemas de comunicaciones que padece el país a causa de la ola de frío. La compañía Turkish Airlines tuvo que anular ayer mismo 277 vuelos después de haber cancelado otros 600 a lo largo del fin de semana. El tráfico del Bósforo, uno de los estrechos de mayor tránsito marítimo del mundo, fue interrumpido ayer por los servicios de guardacostas debido a la escasa visibilidad provocada por la niebla. Grecia, otro país poco acostumbrado a una climatología tan hostil, permanece paralizada a consecuencia de las bajas temperaturas. La red de suministro de agua de Salónica ha reventado y ha dejado sin servicio a centenares de hogares y negocios. En Atenas el termómetro no pasa de los cero grados. Los más sorprendidos, no obstante, han sido los habitantes de islas como Creta, que amanecieron con nieve a nivel del mar durante el fin de semana.

El episodio de frío en Europa central toca a su fin con la entrada a partir de hoy de vientos del noroeste que desplazarán la masa de aire polar hacia oriente. El cambio del régimen de vientos propiciará una situación meteorológica con temperaturas mucho más suaves y precipitaciones generalizadas. Las lluvias también harán acto de presencia en buena parte de España.