El Norte de Castilla

Un cura de Ciudad Real niega la comunión a una mujer porque ya no aporta donativos

Iglesia de San Carlos del Valle (Ciudad Real).
Iglesia de San Carlos del Valle (Ciudad Real). / R.C.
  • El Ayuntamiento de San Carlos del Valle ha pedido al Obispado de Ciudad Real que traslade al párroco por su actitud caciquil

Ramona Álvarez, vecina de San Carlos del Valle (Ciudad Real), quiso tomar la comunión en la misa del pasado domingo pero el cura se la negó porque ya no aporta los generosos donativos de 6.000 euros al año que ella y su hermano, fallecido hace dos años, solían realizar a la parroquia. Según Ramona, no es la primera vez que el cura de este pueblo le niega este sacramento por este motivo, como el religioso ha llegado a reconocer en público.

Es la última gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los 1.200 vecinos de este pueblo que, a través de su alcalde, José Torres, han pedido al Obispado de Ciudad Real el relevo del párroco.

Según el alcalde, “los vecinos sienten dolor y se sienten acosados y muy indignados con algunas de sus actitudes” como negarse a celebrar entierros o a dar el sacramento de la extremaunción a determinadas personas.

El último desplante del sacerdote del pasado domingo que ha tenido como víctima a Ramona incluso animó a los feligreses que llenaban la iglesia a abandonar el templo al ser testigos de cómo el cura le daba la espalda cuando la mujer acudía a recibir la comunión.

Según los vecinos, revolucionados con su cura, el sacerdote siempre ha estado demasiado preocupado por el dinero porque se quejaba de que el Obispado no le pagaba lo suficiente para mantener sus gastos. El obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, será ahora el destinatario de la carta que los vecinos de San Carlos del Valle van a enviar comunicando los “malos modos” de su párroco, una información que ya conocía el anterior obispo, Antonio Algora, sin que tomara cartas en el asunto.