El Norte de Castilla

Pasar la noche en Ikea, una moda que irrita al gigante sueco

Logotipo de Ikea en una tienda de Holanda.
Logotipo de Ikea en una tienda de Holanda. / REUTERS
  • Varios jóvenes suben a las Redes Sociales sus vídeos de cómo trasnochan en alguna de las tiendas de muebles

Las noches en Ikea son más divertidas que los días, proclaman los adeptos de encerrarse en una tienda hasta su apertura por la mañana, una moda que saca de quicio al grupo sueco.

En Europa, más de un bromista en busca de sensaciones fuertes sigue los pasos de Bram y Florian, dos estudiantes belgas que grabaron y difundieron por YouTube la noche vivida el verano pasado en una tienda de Ikea de Gand.

Su vídeo "Dos idiotas, una noche en Ikea" cuenta con 1,7 millones de visualizaciones, menos que los británicos "Carnage" y "LordOmar" (2,3 millones) que se han especializado en filmar sus escapadas nocturnas en estadios, zoológicos, cines y parques temáticos. "Queríamos hacer algo alocado después de haber aprobado bachillerato", explica Bram Geirnaert a la AFP. Dicho y hecho. Permanecieron horas encerrados en los baños y, en cuanto el personal de limpieza se fue, se aventuraron por las arterias de la tienda."No llegamos muy lejos porque teníamos miedo de activar los detectores de movimiento", reconoce Bram. Se tumbaron en una cama. "Estábamos demasiado nerviosos para dormir. Nos despertábamos con la más mínima corriente de aire, con cualquier ruido".

Al día siguiente por la mañana, Bram Geirnaert y Florian Van Hecke se dirigieron tranquilamente a la salida, saludando al personal, sin contratiempos.

Otros no lo tuvieron tan fácil. A "Carnage" y "LordOmar" los pilló un vigilante, y dos adolescentes de Jönköping (Suecia) fueron sorprendidos in fraganti el fin de semana del 17 de diciembre.

Como son menores no serán procesados pero a partir de ahora los visitantes nocturnos podrían tener que vérselas con Ikea, advierte Jakob Holmström, portavoz de la empresa. "Esperamos que sea el principio del fin" de esta tendencia "de la que se exagera mucho su aspecto chistoso", declaró a la AFP. El juego, según él, no vale la pena. En resumidas cuentas es "pasar una larga noche inmóvil para luego arriesgarse a tener problemas con la justicia".

Un policía sueco, Lars Förstell, declaró al diario Dagens Nyheter que hasta ahora se registraron 1.300 pernoctas de este tipo en un total de casi 400 tiendas en el mundo.

Un total que no coincide con los cálculos del gigante sueco. "No disponemos de una cifra global pero la realidad es muy inferior. En Suecia, tenemos cuatro casos en 20 comercios", informa Jakob Holmström.

Bram Geirnaert y Florian Van Hecke no alientan a nadie a imitarlos. "Ikea no nos contactó personalmente, leímos en la prensa que les pareció gracioso, por esta vez, pero no quieren que se repita", cuenta el primero.

De hecho, insiste Jakob Holmström, "no podríamos socorrerlos si no consiguen salir" y, por ejemplo, se declara un incendio. En cualquier caso este tipo de intrusiones es un "delito grave" por el que se puede abrir juicio, recuerda.

En China, Ikea -una empresa familiar fundada en 1943 por Ingvar Kamprad y que da trabajo a 180.000 personas en el mundo- se enfrenta a dormilones diurnos que se pasan por allí a la hora de la siesta para echarse una cabezada en las camas y canapés de exposición.