El Norte de Castilla

El nuevo teléfono contra el acoso escolar recibe 46 denuncias de media diaria

Fotograma de un vídeo en el que un joven golpea a otro.
Fotograma de un vídeo en el que un joven golpea a otro. / Colpisa
  • El servicio, en sus primeros 20 días de funcionamiento, ya ha puesto 933 casos en conocimiento de las autoridades competentes

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los datos demuestran que el teléfono de ayuda a las víctimas del acoso escolar, el 900-018-018, que el Ministerio de Educación puso en marcha el pasado 1 de noviembre, tras varios meses de retraso y con el curso ya comenzado, respondía a una demanda social urgente ante un grave drama que afecta a centenares de miles de alumnos españoles, como desde hace tiempo aseguraba la comunidad educativa.

El servicio, que funciona 24 horas al día y que es atendido por psicólogos, juristas, pedagogos y trabajadores sociales, ha recibido en sus primeras jornadas de funcionamiento una media de 46 denuncias de víctimas al día, según los datos que hoy facilitó en el Congreso el propio ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo.

Méndez de Vigo indicó que sólo en los primeros 20 días de funcionamiento del servicio, cuyas comunicaciones son confidenciales y no dejan ningún tipo de rastro en la factura telefónica, se han registrado 3.206 llamadas, siendo 933 de ellas denuncias de afectados, que, según señaló, se han puesto en conocimiento de las autoridades competentes. Los otros dos tercios de las llamadas han sido para pedir información para saber cómo actuar o sobre el funcionamiento y los servicios del propio teléfono, realizadas en su mayoría por miembros de la comunidad educativa o padres.

El protocolo

La comunicación de estos casos, según su gravedad, se realiza a la dirección de los centros y a la inspección educativa, para que los investiguen y tomen las medidas necesarias para ponerles fin y prevenir nuevas situaciones semejantes, pero también a las fuerzas de seguridad del Estado o la Fiscalía, cuando se dan hechos con un carácter grave o delictivo. El servicio también está diseñado para ofrecer a las víctimas la asistencia psicológica, social, sanitaria o legal que puedan precisar.

El ministro, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, pidió a los escolares que sufren esta lacra, a sus familias y los miembros de la comunidad escolar que puedan tener conocimiento de este tipo de situaciones que lo denuncien, porque “el acoso tiene que dejar de ser un grito silencioso y debe ser expresado con los pulmones”.

Méndez de Vigo realizó esta exhortación después de que la diputada popular que lo interpelaba recordase que, según los estudios, el 30% de las víctimas de acoso escolar no informa de su situación a nadie, ni siquiera a sus padres, y padece el drama en silencio durante meses o años.