Por qué no beber el vaso de agua que dejas en la mesilla al día siguiente

Por qué no beber el vaso de agua que dejas en la mesilla al día siguiente

  • Se trata de una costumbre bastante extendida aunque existen estudios que dicen que es malo para nuestra salud

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Lo de llevarse un vaso de agua para dejarlo en la mesilla de noche es una costumbre muy extendida en todo el mundo. Sin embargo, existen varios estudios que apunta que el beber el agua al día siguiente perjudica la saludo por culpa de los microorganismos que acumula durante la noche. Bacterias, toxinas o partículas de polvo que circulan por el aire acaban en nuestro vaso.

Un estudio elaborado por el John Hopkins University Water Institute asegura que el agua que permanece al aire libre atraviesa un proceso de invasión de microorganismos a lo largo de la noche. A temperatura ambiente, estas partículas empiezan a multiplicarse rápidamente, haciendo que si la bebemos estemos ingiriendo una mezcla de gérmenes.