El Norte de Castilla

Raquel, el presente de la aldea

vídeo

Raquel López. / Óscar Chamorro

  • Esta joven tinerfeña se ha convertido en una emprendedora tras pasar su infancia en Aldeas Infantiles

  • En España, más de 42.000 niños están bajo la tutela de los servicios sociales

“No soy un ejemplo. Un ejemplo es alguien que ha tenido una vida dura”. Raquel López lo dice con aplomo y seguridad. “A mi se me ha proporcionado todo para que sea fácil la vida. No he tenido que luchar por sobrevivir. Hay otras personas que no tiene ninguna ayuda, que no se les apoyan y que representan una superación enorme”, añade. No tiene dudas, pero ella sí que se ha convertido en el espejo de muchos jóvenes. De los cerca de 800 menores que Aldeas Infantiles SOS tiene en sus centros o los 42.68, según el Observatorio de la Infancia, que están protegidos por los servicios sociales en España. Hace menos de un mes, recogió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. “El reconocimiento nos ha ayudado a que se vea esa realidad de la infancia que sufre. El premio no es de los niños y de los jóvenes, sino de todos”, apunta.

Puso rostro a esos jóvenes que tuvieron que pasar por una aldea o una casa de acogida. Raquel llegó en 1996, cerca de cumplir los siete años. Con miedo. La salida de su casa no había sido fácil. La voz de alarma la dio el hospital, cuando comprueba que Juani, su hermana sufre de desnutrición; no se tarda en averiguar que Raquel no va al colegio. La madre de ambas es adicta y no puede cuidarlas. Juani es la primera en llegar. “Voy a Aldeas y allí me la encuentro. Había pasado cuatro meses sin verla. La acogida es maravillosa pero da un poco de miedo porque no conoces a la gente que está a tu lado”, explica.

Allí estuvo hasta los 19 años, cuando un grupo de “hermanos” y una “madre SOS” se van a compartir piso en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife). “Estaba en el centro y más cerca de la universidad”, añade. Estuvo hasta los 21 años y se fue con su hermana a vivir. Sin perder el contacto. Todos los días los hermanos hablan. Además, tiene dos hermanos biológicos por parte de su padre y otros dos por su madre. Estos dos son los que más le preocupan. Su madre es adicta.

Pobreza

Después de acabar la carrera de Administración de Empresas, ha montado su propia compañía de servicios de artes gráficas (Social Makers) con dos hermanas de Aldeas y ya han contratado a otros dos jóvenes de Aldeas. Además, ofrece charlas. “Me gusta contar a otros niños que están en el sistema de protección porque noto que llego a ellos. Preguntan de todo, si puedo estudiar, si existe alguien que me puede facilitar esta oportunidad”, comenta.

Porque la situación se ha agravado con la crisis. Un tercio de los menores está bajo el umbral de la pobreza o la exclusión. “Las autoridades deben tener en las agendas políticas esta situación de la infancia, porque hay mecanismos para poder solucionarlo”, explica Pedro Puig, presidente de esta ONG en España, con motivo del Día Universal del Niño que se celebra hoy. Una de esas herramientas es incrementar las prestaciones por hijo a cargo. “Para una familia cuyos ingresos son de unos 11.500 euros anuales, el Estado paga 24,5 euros por niño y mes. Lo que nosotros proponemos es que ese dinero pase a 100 euros al mes en esta legislatura”, añade el responsable de Aldeas Infantiles. Según los cálculos de la Plataforma de Infancia, se podría reducir la pobreza infantil en un 30%. “La solución es actuar y colaborar. Todos podemos hacer algo y el Gobierno, también”, indica Raquel.

Otra de las propuestas que dicha plataforma ha trasladado a las fuerzas políticas es la necesidad de impulsar un pacto de Estado para aumentar la inversión en infancia del 1,4 al 2,3% del Producto Interior Bruto (PIB), una manera de acercarlo a la media europea. “Es un fracaso de esta sociedad. España es la duodécima potencia a escala mundial. Y no es normal que seamos el quinto país de Europa con la mayor tasa de pobreza infantil solo por detrás de Rumania, de Bulgaria, Grecia y Hungría”, añade el responsable de Aldeas Infantiles en España.

Temas