El Norte de Castilla

Para qué sirve cada ingrediente de las cremas

Para qué sirve cada ingrediente de las cremas

  • ¿Piel grasa? ¿seca? ¿sensible? Los componentes qué debe tener tu crema según tu tipo de piel

Este sencillo glosario del Huffington Post te servirá para saber que crema va mejor a tu piel según los componentes.

■ Ácido hialurónico

Este componente es la estrella en cualquier crema o sérum. Es el que se encarga de atraer y retener agua, algo básico para lucir una piel lustrosa. Tu piel también lo tiene de manera natural pero desaparece con la edad, por eso, es fundamental que se encuentre en tu crema.

■ Emolientes

Los emolientes, como el ácido hialurónico, se encargan de mantener la piel hidratada, evitando que el agua se evapore creando una barrera. También atrae la humedad. Si tienes la piel seca, este ingrediente no puede faltar.

■ Retinol

Otro gran conocido en cosmética es este derivado de la vitamina A. Como otros componentes se produce de forma natural pero su presencia en cremas es demandada dada su alta eficacia. Su función, mejorar la comunicación entre las céclulas para fomentar su renovación y acelerar la producción de colágeno.

■ Ácido salicílico

Entra en los poros para limpiarlos y además regula el exceso de grasa, lo que le convierte en fundamental para aquellos productos cosméticos destinados a pieles con tendencia acneica. Tiene acción antiinflamatoria, antiséptica y antibacteriana, con lo que es perfecto para acabar con los molestos granitos y espinillas.

■ Vitamina C

Sirve sobre todo para exfoliar y a mayor concentración de vitamina C, mayor poder exfoliante. También funciona como un potente antioxidante y estimula la renovación celular, potenciando la luminosidad de la piel.

■ Ácido glicólico

Elimina las capas externas de la piel y por ello suele utilizarse en los tratamientos despigmentantes y antiarrugas. También estimula la producción de colágeno, potenciando la firmeza de la piel.

■ Péptidos

Los péptidos son las pequeñas cadenas de aminoácidos que forman las proteínas. Entre ellas se encuentran la queratina, la elastina o el colágeno, algo así como la santísima trinidad de responsables del tono y la textura de la piel. En cosmética se utilizan para reforzar estas proteínas, rejuveneciéndolas y manteniéndolas en forma para que sigan trabajando contra el envejecimiento.