El Norte de Castilla

Próxima Centauri, el planeta habitable

Recreración del planeta con su sol
Recreración del planeta con su sol
  • Situado a cuatro años luz de la tierra es la mejor opción descubierta hasta el momento de un lugar habitable por las excelentes condiciones que presenta para que exista agua

La comunidad científica continúa debatiendo sobre el hallazgo de un planeta gemelo de la Tierra. El pasado mes de agosto fue anunciado el descubrimiento de un planeta muy parecido a la Tierra en órbita alrededor de la estrella Próxima Centauri, que es la más cercana al Sistema Solar. Un equipo internacional de astrónomos, liderado por el español Guillem Anglada-Escudé (Universidad de Queen Mary de Londres), sorprendió al mundo al dar a conocer la conclusiones de un estudio que indica que podríamos estar en presencia de un planeta potencialmente habitable a unos 4 años/luz de la Tierra. Tomando en cuenta la inmensidad del Universo se puede decir que «prácticamente se encuentra a un tiro de piedra galáctico».

Es muy emocionante, porque luego de haber sido realizadas más de 10000 simulaciones con sofisticados modelos informáticos, en algunos casos, se obtienen resultados que indican la posibilidad de que se trate de un «planeta oceánico» con probabilidades de albergar formas de vida. A estas interesantes conclusiones llegaron los investigadores franceses del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS).

El planeta de un tamaño muy similar al de la Tierra, se encuentra dentro de la conocida «zona de habitabilidad» entorno a una estrella más pequeña que nuestro Sol. En un futuro lejano, este exoplaneta que ha sido bautizado Próxima b, será el destino de misiones robóticas, para verificar si es un planeta de tipo rocoso (formado por rocas y minerales), con una temperatura adecuada para la vida (0 - 70 ºC) que permita la existencia agua líquida en su superficie, y si cuenta con una atmósfera cuya composición sea favorable al florecimiento de la vida. Por sus características, es un hecho, que se convertirá en el planeta extra solar más estudiado, con la ayuda de una nueva generación de telescopios espaciales y terrestres. En 2018, está previsto que entre en órbita el Telescopio Espacial James Web, con el que se podrá avanzar mucho en la observación de «nuevos mundos». Sus instrumentos podrán afinar en el análisis de la composición de la atmósfera de Próxima b, en busca de indicios de la existencia de los precursores de la vida; oxígeno, hidrógeno, dióxido de carbono y metano, entre otros.

En opinión del astrobiólogo Carlos Briones, científico titular del CSIC, el descubrimiento de Próxima b es una noticia muy relevante, ya que se trata del planeta extrasolar más similar a la Tierra de todos los hallados hasta ahora, y además está orbitando en torno a la estrella más cercana al Sol: Próxima Centauri. Hay que destacar, que nueve de los coautores del artículo publicado en la revista Nature, incluyendo el director del estudio, son españoles, lo que nos habla del talento de nuestros científicos, tanto los que trabajan aquí como los que triunfan en instituciones extranjeras.

Como Próxima Centauri es una estrella enana roja (más pequeña que nuestro Sol) y mucho más fría, a esa distancia Próxima b tiene una temperatura moderada que permitiría la presencia de agua líquida en su superficie. No obstante, hay que esperar para saber si el planeta tiene atmósfera y un campo magnético capaz de apantallar la enorme cantidad de radiación que llega desde su estrella. Ciertamente, aún queda mucho que investigar durante los próximos años sobre el fascinante planeta Próxima b.

Carlos Briones, es autor del libro «Orígenes: El Universo, la vida, los humanos» y actualmente dirige un grupo que investiga sobre el origen y la evolución de la vida, la genética de virus y el desarrollo de biosensores, en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA, asociado al NASA Astrobiology Institute).

Por su parte, Juan Carlos Morales, astrónomo del proyecto Carmenes (Calar Alto, Almería) explica que el artículo publicado en Nature, es fruto de un trabajo muy metódico, comparando variables astronómicas muy complejas, a lo largo de varios años de investigación, con la consecuente verificación final. Es importante destacar, que catorce de los coautores del estudio son científicos-investigadores pertenecientes al proyecto Carmenes –enfatiza Morales-