El Norte de Castilla

Denuncia el uso de su foto y su nombre para difundir en Internet que es seropositivo

Denuncia el uso de su foto y su nombre para difundir en Internet que es seropositivo
  • El joven de 23 años asegura que han creado tres perfiles falsos en redes sociales en los que han publicado ese dato, que sólo conocía su «círculo más cercano»

«Soy seropositivo, solo a pelo y sin miedo». El texto, difundido a través de redes sociales de contacto, se ilustra con una imagen del supuesto usuario, al que describe físicamente y dice incluso en qué bar del centro pueden encontrarlo. El problema es que el chico que aparece en la foto no es quien ha publicado el mensaje. El joven, que tiene 23 años, asegura que alguien se ha hecho pasar por él para dar a conocer que es seropositivo, información que sólo sabía su «círculo más íntimo y cercano» y que ni siquiera había contado a sus familiares.

La denuncia, a la que ha tenido acceso Sur, se presentó ayer en el Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga para que se investigue quién está detrás de la publicación de esos mensajes. A juicio del letrado Manuel Huertas, que asiste a la víctima, los hechos podrían ser constitutivos de delitos de injurias graves y calumnias hechas con publicidad, amenazas, revelación de secretos y usurpación de estado civil.

Todo comenzó el viernes de la semana pasada, cuando el afectado empezó a recibir llamadas, mensajes de WhastApp y visitas de amigos en su trabajo alarmados por la difusión de estos mensajes en tres perfiles diferentes con su nombre y su foto creados en las redes sociales Grindr y Wapo. El joven es usuario de esas aplicaciones, pero sin utilizar su foto, que al parecer cogieron sin su consentimiento de su cuenta de Instagram.

La víctima, que efectivamente es seropositivo, había decidido mantenerlo en secreto por temor al rechazo social y para evitar «un sufrimiento innecesario a sus padres», que son de avanzada edad. Cree que los mensajes tienen también la intención de perjudicarle laboralmente, ya que su difusión ha creado un «malestar gratuito en su lugar de trabajo». Además de hacer público que es seropositivo, en los perfiles falsos se le atribuyen prácticas sexuales –«relaciones sin preservativo, sexo duro, vicio», se lee en los textos– que él no ha llevado a cabo y que, de haber sido así, no tendrían por qué haberse hechos públicas , según la denuncia.

El joven ha informado al juzgado de sus sospechas sobre la autoría: «[...] Bien pudiera tratarse de alguna persona movida por enemistad o ánimo de perjudicar muy seriamente mi condición social, o bien podría tratarse de algún otro paciente de la unidad antiVIH del Hospital Carlos Haya, donde al entrar y salir de la consulta suelen coincidir los afectados y verse cara a cara». Él mismo intentó contactar con la persona que estaba detrás de los perfiles falsos, pero ésta lo bloqueó.

El abogado Manuel Huertas asegura que el joven está «destrozado, sin saber aún qué repercusión va a tener esto en su vida». El propio afectado expresa en su denuncia el «enorme desasosiego, ansiedad y profunda tristeza» que le ha provocado esta situación al estar «marcado» para siempre en una sociedad donde «la ‘serofobia’ es aún causa de estigma social».

Y no sólo él ha sido víctima de la situación, sino también su familia, sus amigos y sus parejas anteriores, según denuncia; de hecho, en un primer momento, creyendo que había sido el denunciante quien había difundido que era seropositivo, le recriminaron que lo hiciera público porque también ellos pueden sufrir dicho rechazo social. «No se le puede hacer daño de esta manera a la gente», se lamenta el letrado, quien añade: «Hay que acabar con esa sensación de impunidad de que todo vale en las redes sociales».